Las 20 mejores películas de 2017

Nuestra lista de las 20 mejores películas del 2017 no solo contienen los títulos imprescindibles de la temporada… También contiene alguna polémica.

 

Nuestra lista de las 20 mejores películas de 2017 necesita dos explicaciones urgentes… La primera de ella es: ¿por qué 20 películas y no 25? A diferencia de otros casos a los que nos hemos enfrentado este año en Fantastic Mag, la reducción desde los 25 títulos habituales hasta las 20 presente no tiene una razón depurativa en la que nos esforcemos por dejar solo lo imprescindible. De hecho, nuestra intención era que esta lista estuviera formada por 25 films, pero al final han sido 20 debido a una realidad preocupante: el nivel cinematográfico de este año ha sido, a nuestro entender, muy inferior al de temporadas pasadas.

La segunda advertencia tiene que ver con la primera cinta que veréis cuando sigáis leyendo: “Pieles“, que ocupa el número 20 de nuestra lista. ¿Por qué hablar de ella aquí y ahora? Pues porque, básicamente, es un film que ha creado un cisma interno entre los colaboradores de cine de nuestra web. Os lo juramos: hubo quien dijo que “si esa peli sale en la lista, yo me desentiendo“. Y otros se mostraron igual de inamovibles en la certeza de que es una película que debía estar en la lista sí o sí. Así que, si explicamos su presencia antes de entrar en materia es porque, mirad, algo que suscite tanto odio como amor debe ser algo relevante en el año cinematográfico, ¿no os parece?

Sea como sea, nos dejamos de rollos y damos paso a lo que verdaderamente os interesa: nuestra selección con las 20 mejores películas del año. Y, como siempre, te recordamos: si no está en la lista, no es que nos hayamos olvidado. Es que no hemos querido incluirla. Y ya.

 

Pieles

20. PIELES (Eduardo Casanova). Lo que quiero decir es que “Pieles” tiene personalidad, no que sea un peliculón. Reconozco que es pretenciosa, que busca la provocación tanto a través de los temas que aborda (pederastia, prostitución, homosexualidad, una madre que odia a su hijo, etc.) como por lo escatológico de algunas escenas… Sí, “Pieles” es todas esas cosas, pero tampoco sé por qué todo lo dicho tiene que ser necesariamente negativo. Creo que una de las peores críticas que se le puede hacer a cualquier obra artística es que no tenga personalidad. Sí es cierto que el debut de Eduardo Casanova esa personalidad está algo impostada, pero la voluntad de crear un mundo con una estética definida, visualmente impactante, con sentido del humor y que entrañe una reflexión no me parece un mal punto de arranque en la carrera de un artista. [leer más]

 

19. TONI ERDMANN (Maren Ade). Toni Erdmann” aloja por su propia naturaleza argumental una profundidad implícita que remueve nuestra conciencia, principalmente a partir de la compleja relación paterno-filial que se relata y cuyo conflicto queda resulto mediante dos hermosísimas catarsis, si bien también pone sobre el tablero cuestiones como la trágica percepción de uno mismo, el influjo del entorno sobre esta percepción y los mecanismos de ruptura de dicho influjo, en una especie de emancipación moral de nosotros mismos. Y toda esa amargura, toda esa reflexión vital, recibe un tratamiento de comedia bastarda, donde se dan la mano un fino humor casi dadaísta y una gestualidad grosera (con una dentadura postiza como elemento hereditario que acaba resultando clave en el devenir del destino de los protagonistas: Dentium Ex Machina): un auténtico slapstick del alma. Desde luego, si “Toni Erdmann” ha jugado a ser la comedia más triste de la historia del cine, por momentos lo ha conseguido. [leer más]

 

La Región Salvaje

18. LA REGIÓN SALVAJE (Amat Escalante). Como hizo hace algunos años su compatriota Carlos Reygadas en la increíble “Post Tenebras Luz”, Amat Escalante también parece querer hacer un tratado sobre el mal inherente al ser humano y el terror que se oculta en la naturaleza a través de los secretos que esconde la burguesía mexicana en su entorno familiar. Pero Escalante aborda la naturaleza de su obra de forma muy distinta: si Reygadas diluía todos los géneros, “La Región Salvaje” los concentra en uno, creando quizás la horror movie más atípica (y sí, más interesante) de la década. [leer más]

 

The Square

17. THE SQUARE (Ruben Ostlund). The Square” es un film que se disfruta de forma bien profunda en sí misma, sin complicaciones. Es una comedia pluscuamperfecta pero ciertamente oscura a la manera de, por ejemplo, Maren Ade o Ulrich Seidl (no, no voy a empezar a hablar aquí de la nueva comedia que nos viene del norte de Europa, aunque bien podría hacerlo y tendría para otra buena chapa). Está magistralmente dirigida, con unos planos secuencias sublimes que sirven a diferentes propósitos (a veces se busca la tensión dramática, otras la distensión narrativa) y con algunas composiciones de cuadro que, curiosamente, homenajean a lo pictórico (como ese momento en el que el protagonista se ve en medio de un centro comercial que más bien parece un carrusel humano). [leer más]

 

En Cuerpo y Alma

16. EN CUERPO Y ALMA (Ildikó Enyedi). El cuerpo y el alma, el paradigma de los opuestos vitales complementarios. La fotografía y su negativo, lo indivisible pero incoalescente. Es este juego de opuestos el que pavimenta no sólo la progresión en la relación de los dos personajes, sino la forma en la que la directora húngara Ildikó Enyedi ejecuta la narración de su película, con la interposición de las composiciones oníricas que finalmente resultan cruciales para el devenir de la historia y las crudas imágenes de la realidad en el matadero. Ahí, en un matadero, epítome de lugar donde se pone fin a la vida, empieza por así decirlo también la vida para Mária y Endre, dos personas a simple vista (en cuerpo) opuestas, como hemos dicho, pero de alguna forma unidas por una hiperconsciencia (en alma) de sí mismos, de su falibilidad, emparentadas en una cierta atonía vital, cuyo encuentro sirve para ordenar los factores necesarios para su progresión personal interna. [leer más]

No Hay Más Artículos

Send this to a friend