sohn

¿DE DÓNDE SALE? De algún punto intermedio entre Londres y Viena. Dice el mismo Sohn que, tras estar viviendo gran parte de su vida en Londres, sintió la necesidad de escapar de la vorágine de la ciudad británica y buscar nuevos parajes de paz mental. Claro que, una vez en Viena, la paz resultó ser excesiva y resulta que el artista echaba de menos la burbujeante escena creativa de Londres. ¿La solución? Vivir a medio camino entre una y otra ciudad: con residencia fija en Viena, Sohn viaja frecuentemente a Londres para beber de todo lo que allá está ocurriendo musicalmente. Será por eso que su música es algo así como un epílogo al post-dubstep capturado en medio del aire en una secuencia a cámara lenta, como una pieza de video-arte que se dedica a capturar frame a frame bellísimas figuras de luz que van dejando una estela que se desvanece poco a poco. Para entendernos: algo similar a un James Blake sin la angustia que rodea el corazón pero con muchas más humedades en la entrepierna.

NOS TIENE TÓ LOCOS PORQUE… La nueva “música de blancos pa follar” (si nos permitís llamarle así en contraposición a la tradicional “música de negros pa follar“) empieza a ser realmente interesante. Si los discos de The xx y James Blake se convirtieron en sendos killers de alcoba para los aficionados indies a la música, toda la renovación del R&B que se nos ha venido encima desde entonces no es moco de pavo. Sohn se aleja de los mentados anteriormente y, al fin y al cabo, se acerca mucho más a otras propuestas como Rhye (puramente sexual), el How To Dress Well más cariñoso o el Dante menos pirotécnico. Lo que significa, básicamente, que Sohn es la banda sonora que debería tomar el relevo en nuestras habitaciones cada vez que queramos mojar el churro.

PREDICCIÓN DE FUTURO. Con James Blake postulándose seriamente a disco del año, Sohn puede tomarse la competencia de dos formas diferentes: pueden comérsele los demonios ante lo insuperable del geniecillo del soulstep o, por el contrario, puede aprovechar el tsunami creado por él para cabalgar la misma ola. Si todo el mundo va a estar empapadito y mojadito con este género, ¿qué mejor forma de que te hagan caso que lanzando joyitas como “The Wheel” o “Warnings“?

DOS Y DOS SUMAN CINCO. James Blake + chocolate vienés (del que se utiliza en momentos sexuales) + Rhye + sensualidad por encima de sexualidad = Sohn

MÁS EN… su web, su Facebook y su Soundcloud.

ESCUCHA.Warnings

No Hay Más Artículos