arcade-fire-afterlife-temazo

Bien, ya podemos olvidarnos de los miedos… ¿Qué miedos? De los que hace unos días os hablábamos en este post, en el que no podíamos ocultar nuestro canguelo ante la posibilidad de que los aperitivos que Arcade Fire estaban dejando catar como adelanto de su nuevo disco, ese “Reflektor” (EMI, 2013) que se lanzará el próximo 29 de octubre, estaban siendo tremendamente aburridos, oscuramente evasivos y preocupantemente aburridos. Uno de esos aperitivos fue el video-teaser de “Afterlife“, un corte de un minuto y medio que francamente era capaz de aburrir a alguien con un subidón de speed. Pero, por suerte para todos, Arcade Fire ya han hecho pública la versión de estudio del tema y está al nivel que podríamos esperar de la banda de Win Butler. La presentación de la canción se realizó en exclusiva en el programa de Zane Lowe en la BBC Radio One, pero un par de horas después, y suponemos que para evitar la proliferación de Soundclouds ripeando el sonido directamente desde la radio, Arcade Fire ponían en circulación un lyric video que toma las imágenes prestadas de una película que no tenemos ni repajolera idea de cuál puede ser pero que nos morimos de ganas de saberlo. (Se agradecerá cualquier ayuda a este respecto.)

Pero bueno, a lo que nos interesa, que es el tema en sí. “Afterlife” tiene dos cosas muy Arcade Fire: una melodía enganchosa como un chicle pop y, sobre todo, muchos “uuuuhhh” y “ooohhhhh” pensados para ser coreados en directo. La canción nace, si nos fiamos de lo que le dijo Butler a Lowe en el mencionado programa radiofónico, del loop de una percusión haitiana que la banda grabó durante la gira de “The Suburbs” (Merge, 201o). Bien, lo hemos entendido: Arcade Fire están muy pero que muy palotes con la cuestión haitiana. Sea como sea, la cosa, evidentemente, funciona. No es difícil vernos a todo coreando este tema debajo de las estrellas de un festival veraniego. Parte de la culpa de la accesibilidad de este corte la tiene, suponemos, que “Afterlife” no dura treinta días y quinientas noches, como el anterior single “Reflektor”. Que ya se sabe que la concisión siempre es un acierto cuando quieres medrar en las masas… Pero dejemos de protestar: “Afterlife” va a ser el primer jitazo de “Reflektor”. Lo que significa que vamos bien, ¿no?

 

No Hay Más Artículos