Superhéroes con mullets

No creas que crecer en los 80 y los 90 fue todo pura maravilla… Aquellas generaciones se quedaron traumatizadas por todo un conjunto de superhéroes con peinados tipo mullet. Aquí van nuestros 10 preferidos.

 

A finales de los 80 y primeros 90 llegó al mundo del cómic de superhéroes, por fin, toda la tetosterona patriotera y la estética más redneck que el cine (y la Cannon, en particular) hicieron suyos en los primeros años de la era Reagan. Fue el momento para los superhéroes cachas, los dientes imposibles, los biquinis como prenda para combatir a los malos, días de chaquetas de cuero sin camiseta, bolsillos en los trajes, bolsillos en los cinturones, hasta bolsillos dentro de los bolsillos (en los 80 / 90 se tenían que guardar muchas cosas cuando salías de misión). Todo era extremo.

Y, en esa imposible estética machote-ochentera aparecerían, también, los mullets, esos peinados que son el epíteto de todo lo cani y redneck que la sociedad americana nos podía regalar. Corto por arriba y largas melenas que nacían en la parte anterior de la cabeza, justo por encima de la nuca. El mullet bueno era aquel que combinaba esponjoso afro encima de la frente y unas cholas traseras que bailaban al viento; pero el mullet extremo de guerrero era el de tupe, gomina grasienta a los lados y pelazo por detrás. Patrick Swayze llevaba mullet. Mel Gibson llevaba mullet. David Hasselfhoff llevaba mullet. Kiefer Sutherland llevaba mullet de vampiros. Kurt Russell siempre llevó mullet (y juraría que lo inventó). Hasta una Scarlett Johansson de ocho años y un Peter Dinklage de “Juego de Tronos” muy jovencito llevaban mullet.

Pero acabaron los 80 y los primeros 90 y la justicia estética se volvió a imponer (bueno, es un eufemismo) y ahora recordamos con cariño toda aquella época de pelazos imposibles. Estaba yo colgando fotos en mi Facebook tan alegremente sobre esta moda en el cómic americano cuando recibo un mensaje del director de esta santa revista que dice “Te voy a encargar un articulo para Fantastic de título: “10 héroes de los 90 que nos jodieron la vida con sus mullets y su pinta de redneck venido arriba”. Lo quiero el lunes en mi mesa”. Como soy bastante cumplidor y me ha hecho gracia este encargo, aquí tenéis un Top 10 de superhéroes con mullet para joderos la vida, principalmente. No todo iba a ser cosas bonitas en una sección de moda (o donde Raül de Tena quiera colgar este texto… Espero que no sea en “cultura”, por favor, Raül).

 

Superman

SUPERMAN. En 1992 Superman murió (bien), pero no a manos de Lex Luthor (mal), sino por culpa de una bestia parda extraterrestre llamada Doomsday. Fue sustituido por cuatro supermanes (el ciborg terminator, el niño repelente, el negro iron man y un Superman con gafas de sol negras molonas) y luego volvió. En la cabina regeneradora extraterrestre en la que se introdujo su cadáver para ser revivido debía estar programada en el Krypton del Sur porque Kal-el volvió con un traje negro y un mullet kilométrico. Por cierto, era la época en la que Tim Burton estaba planeando su versión del héroe con Nicolas Cage de protagonista y el mullet, sí, estaba allí.

 

Venom

VENOM. Ya se están distribuyendo las primeras imágenes de la película “Venom” con Tom Hardy como protagonista y los fans han encolerizados. ¿Por qué Eddie Brock (el periodista que luego fue poseído por el simbionte-traje de Spider-Man para convertirse en su peor enemigo al más puro estilo Eduardo Inda) no lleva mullet? Era su marca indiscutible de malote que no pintaba nada bueno. Esa película será un fracaso, aviso.

 

Nightwing

NIGHTWING. A ver, el mullet más salvaje de la historia del cómic tiene explicación lógica. No fue una decisión estética del antiguo pupilo de Batman, Robin, sino el arte peluquero de su novia de la época, la extraterrestre Koriand’r de Tamaran, más conocida como Starfire en los Jóvenes Titanes. El pobre Dick estaba depre y su novia se ofreció a cortarle el pelazo. La chica ha tenido una educación alienígena y no nos vamos a poner pejigueras con las culturas de otros mundos, tú. Esa gente viaje por las estrellas e invaden otros mundos pero, uy, sí, que mal gusto tienen capilarmente hablando. En fin.

 

Capitán Planeta

CAPITÁN PLANETA. “Pero este no es un cómic, es un personaje de la televisión”. Vale, sí, pero he dicho superhéroes, no personajes del cómic. Que os indignáis por todo. Además, triple combo: mullet, pelo verde y pandilla multiculti de todos los continentes (nunca supe si el pelirrojo era europeo o lo era la rubia). El colmo de los 90, todo en uno.

 

Doctor Fate

DOCTOR FATE. En los 90 había que rehacer a los supers para que fueran tan molones como los componentes de X-Force de Rob Liefeld (buscad en Google y llorad). Eso significaba coger a un tío tal cool como Doctor Fate y convertirlo en un guerrero con brazo vendado como una momia, un mechón rojo, cinturones con bolsillos (para condones) y, sí, un mullet. La única idea buena fue quitarle el título de Doctor y llamarle Fate a secas. En español hace bastante gracia que un tipo con mullet se llame Destino.

 

Longshot

LONGSHOT. Atentos. Longshot era un humanoide creado artificialmente por un genetista cum lauden de un universo paralelo llamado Mojoverso donde todo el rato se estaban ofreciendo espectáculos de entretenimiento a telespectadores obesos invertebrados (hola “WALL·E“). En vez de “OT” o “Gran Hermano”, en el Mojoverso había combates de gladiadores. Longshot fue creado con el ‘poderoso’ don de desafiar la suerte a su antojo y un mullet rubio digno del mejor Kurt Russell. Por cierto, Rachel Summer también volvió del Mojoverso con mullet. Un universo de gladiadores y mullets. Ya en la Tierra, y como miembro de los X-Men, acabaría siendo el novio de Dazzler, la Olivia Newton-John del universo Marvel.

 

Aquaman

AQUAMAN. El rey de Atlantis ha llevado pelazos de diversas maneras y hasta cuando iba con camiseta naranja llegó a llevar mullet en los cómics. Pero su versión de la serie animada “Justice League” y su transformación en el techno viking es prodigiosa. Mullet, barbita, pecholobo, pendiente en una sola oreja, cadenaca de plata y garfio más molón que la vida. Aquaman, qué cani eras.

 

Bishop

BISHOP. Jim Lee y Whilce Portacio eran gente de mullet. Este mutante aborigen venido del futuro con el poder de absorber la energía es el rey de los mutantes de los 90, tanto en mullet como en bolsillos. Es más, Bishop era el líder de los XSE (Xavier’s Shool Enforcers), grupo de mutantes donde casi todos sus miembros llevaban mullet, como Malcolm y Randall (sí, muy originales buscando nombres superheroicos no eran, no). Otro personaje de los X-Men de la época con mullet fue Forja, y llegó a conquistar a la mismísima Tormenta.

 

Yamcha y Vegeta

YAMCHA Y VEGETA. Sí, sí, ya sabemos que no son superhéroes, sino personajes del manga “Dragon Ball”… Pero cada uno se traumatizó en los 90 con lo que pudo, oigan. Vegeta tenía un pelo imposible de normal (de punta, como Goku, pero con unas entradas que parecían autopistas), pero cuando se convertía en superguerrer (en catalán, super saiyan en la traducción más moderna) le salía un mullet brillante amarillo por detrás que daba grima verlo. Yancha venía con mullet gitano oriental de serie en el anime. Por cierto, los dos acabaron enrollándose con Bulma, una chica de ideales estéticas fijas.

 

Sue Storm

ELLAS TAMBIÉN LLEVARON MULLET. Pues claro, el mal gusto no es cosa de género. El más traumatizante era el de Susan Storm (la Chica Invisible de los Cuatro Fantásticos) cuando le dio un venazo por ir medio desnuda y con un mullet imposible de rubio platino. Los hijos comenzaron a ir a la guardería y ella quería experimentar. Pero mi corazoncito siempre será para el peinado de la CUP de Rachel Summers, la Fénix de Excalibur. El dibujante Alan Davis se cansó pronto de ese pelo y lo convertiría en coleta. Lo bueno es que, hasta cuando se convertía en fuego, se veía la forma del mullet. [Manu González // Lee más de Manu en Blisstopic]

Rachel Summers

Suscríbete

Suscríbete a nuestra Fantastic Newsletter

By checking this box, you confirm that you have read and are agreeing to our terms of use regarding the storage of the data submitted through this form.