sigils

Cuando juegas en el iPad, lo que quieres son partidas rápidas y bien viciosas… Y de eso va sobradísimo el nuevo “Sigils: La Batalla por Raios”.

 

Cuando nos ponemos a jugar con el iPad, está claro que no buscamos lo mismo que cuando jugamos con el iPhone o cuando jugamos con una consola de sobremesa. Es evidente. Suena a perogrullo. Pero, oye, mejor dejar las cosas claras desde el principio. Cuando jugamos con el iPad, queremos partidas cortas pero no tan cortas como en el iPhone, y queremos experiencias intensas que no nos pidan una dedicación tan extrema como la de los juegos de sobremesa. A ese respecto, parece ser que “Sigils: La Batalla por Raios” ha pillado a la perfección cómo tiene que ser una buena partida en iPad: rápida y vibrante.

Así es este juego que combina lo mejor de los RPGs (dándote la posibilidad no sólo de ir subiendo de nivel a tus personajes, sino también de utilizar los “sigils” -“sellos”- del título como ranuras de habilidades que irán variando las posibilidades de cada personaje) y lo más tremendo de los MOBA (Mulitplayer Online Battle Arena). La idea es que te metas en el papel de un misterioso viajero que acompaña a los héroes de Raios en su particular aventura por recuperar su tierra de manos de los insectos invasores de Xestia.

Para hacerlo, tendrás que ir formando tu propio equipo en base a los quince caracteres jugables de “Sigils: La Batalla por Raios” (en el futuro se irán lanzando nuevos personajes): todos ellos se ven caracterizados por ser animales antropomorfos y, ojo, porque cada animal conservará parte de sus características intrínsecas como raíz de sus habilidades. La idea es que subas a tus personajes de nivel en las batallas más cruentas y vayas optimizando sus habilidades para acabar teniendo el equipo pluscuamperfecto e ir avanzando a través de la trágica historia del reino de Raios… Pero, oye, todo esto es pura paja para decirte una cosa mucho más sencilla: “Sigils: La Batalla por Raios” engancha cosa mala. Advertido estás.

 

No Hay Más Artículos