Sandro Homme homenajea al Berlín de los 80 en su nueva colección

El Berlín de los años 80 y la elegancia de los 70 son las dos grandes inspiraciones de la colección de Sandro Homme para la próxima temporada.

 

Hacia finales del mes de enero, Sandro Homme volvía a tomar el Palais de Tokyo durante la Paris Fashion Week para presentar la que será su colección para el próximo otoño / invierno 2016-17… En esta ocasión, sin embargo, Ilan Chetrite, Director Creativo de la firma, decidía dividir la presentación en tres grandes mangas con unos estilos entrelazados los unos con los otros a través de conceptos como la ciudad, las estructuras urbanas anárquicas y el bullicio del asfalto, pero con las suficientes diferencias como para ostentar una identidad propia.

La primera manga fue, probablemente, la más impactante por lo que tuvo de homenaje al Berlín de los años 80: el ante negro da un plus de modernidad a la clásica chaqueta vaquera, mientras que jerséis de cuello vuelto en tonos amarillos, ocres y cremas son el contrapunto a las chaquetas en dos largos distintos que se han visto transformadas por el uso del cuero ya sea en su versión mate o en la brillante.

La elegancia de los años 70 se filtra en una colección que volvió a poner a Sandro Homme a la cabeza del diseño para ese hombre que sabe que lo clásico también puede ser arriesgado.

Un segundo bloque se abría en el centro de la colección de Sandro Homme con camisas de seda, lisas o con estampados de cadena, pero siempre ponibles a un nivel de confortabilidad extremo. Los pantalones, por su parte, son ajustados y cortados en el tobillo con un gran dobladillo que flota sobre los zapatos de cuero negro y suela ancha.

Y, para finalizar, el último tramo de la nueva colección de la firma dirigida por Chetrite estaba protagonizado por la gran constante vital de Sandro Homme: el corte. En esta ocasión, destacaron cuellos anchos y pantalones que llegan hasta las botas, trajes combinados con jerséis de mohair cortos y pantalones de cuero a conjunto con abrigos largos de cashmere. La elegancia de los años 70 se filtraba así en una colección que, de nuevo, volvió a poner a Sandro Homme a la cabeza del diseño para ese hombre que sabe que lo clásico también puede ser arriesgado. [Más información en la web de Sandro Homme]

 

No Hay Más Artículos