Si al menos no lo haces bien, que lo parezca en las fotos. Ese parece el plan principal de Neon Indian para sus conciertos en general y para su paso por el Heineken Music Selector en particular, y así encontraron la complicidad de un público plagado de guiris, modernos y demás especies que parecían salidas de Brooklyn. La noche ya pintaba considerando por el lugar: Kapital no es precisamente la “sala de conciertos” más habitual en Madrid, sino que es más bien un sitio de encuentro de pijos y demás gente de bien. Aun así, sin ponerme radical en plan viejo gruñón, la mayor carencia de la sala se notó en cuanto empezó el concierto: sonido infame y muchos problemas técnicos. Prácticamente había que adivinar la voz de Alan Palomo sobre el resto de graves y amasijo de aparatitos electrónicos.

Si sumamos esto a la sobreactuación del líder de Neon Indian (me pregunto cuántas horas empleará en ensayar delante del espejo esas posturitas) y a que la inmensa mayoría de las primeras filas estaban más preocupadas por ponerse de acuerdo en quién era el más guapo del grupo (había igualdad de votos entre el bajista y el cantante), no me pareció mala opción abandonar mi posición para observar el resto del concierto desde una de las barras.

Y eso que la banda lo intentaba: le ponía ganas, esfuerzo y agradecía constantemente los intentos de bailoteos que se marcaban las primeras filas (normalmente, desaparecían al minuto de canción). Pero no, aquella no era la noche. Sólo “Polish Girl“, “Hex Girlfriend” y “6669 (I Don’t Know If You know)” consiguieron levantar un poco el nivel de “indiferencia” a “medio interesante”. Al final, poco menos de una horita, un bis, y cada uno por su camino. Quizás tendríamos que haberlo supuesto todo antes. El chillwave… mejor en casa.

[Alejandro Masferrer] [FOTOS: Josefina Andrés]

Suscríbete

Suscríbete a nuestra Fantastic Newsletter

By checking this box, you confirm that you have read and are agreeing to our terms of use regarding the storage of the data submitted through this form.