La actuación de Metallica junto a Lady Gaga en los Grammy 2017 viene a resumir todito lo que está mal en el mundo de la música en pleno año 2017.

 

En serio que resulta francamente irreconciliable el hecho de que en una misma gala, la de los Grammy 2017, hayan convivido dos actuaciones tan disparejas como la de Beyoncé y la de Lady Gaga junto a Metallica. La de Beyoncé, ya lo hemos dicho (en esta otra noticia), es puro icono del siglo 21. Y también han habido un buen puñado de shows para pasar el rato (lo de Daft Punk con The Weeknd, la nueva canción de Katy Perryand so the story goes). Pero es que lo de Metallica junto a Lady Gaga poniendo sobre el escenario “Moth into Flame” ha sido un despropósito de esos que te llevan a gritar “HABER SI ME MUERO”.

Lo podríamos haber visto venir, la verdad. Al fin y al cabo, cuando ambas partes implicadas anunciaron que se juntarían en los Grammy 2017 nadie se lo tomó como un “qué guay”, sino más bien como un “a ver por dónde carajo salen ahora”. Y resulta que han salido por el peor sitio posible: una actuación que es un despropósito, que está mal grabada (con movimientos de cámara totalmente surrealistas), que esconde a Lars Ulrich detrás de una cortina de fuego (¿esto no lo habíamos superado ya con Eurovision?), que deja sin sonido el micro de James Hetfield durante la mitad de la actuación y que consigue que odies a Lady Gaga un poquito más.

Si nos lo paramos a pensar, este desbarre viene a resumir todo lo que está mal en el mundo de la música en pleno año 2017. En 2016, Lady Gaga decidió que se pasaba al rollito normcore musical con un primer single que quería tomarle el pulso a la energía de guitarras en directo que vuelve loco a medio planeta en los festivales veraniegos. Su intento fue un fracaso. Metallica tampoco lanzaron su mejor momento y nos obligaron a convenir que una retirada a tiempo siempre es mejor que… bueno, que esto.

Si lo juntas todo, pues sale lo que sale: un show-monstruo creado en un laboratorio de marketing en la era en la que las redes sociales nos han enseñado a desconfiar de eso, de los laboratorios de marketing. Aun así, la actuación de Metallica y Lady Gaga bien puede pasar a la historia por estar en el Top 5 de lo peor visto en los Grammy ever. Que nadie lo dude.

Más información en la web de los Grammy 2017.

 

No Hay Más Artículos