josep-abril

Hace ahora exactamente un año, Josep Abril se erigía como ganador del 080 Barcelona Fashion… En esta edición, el diseñador desfila con sus “Invisibles” muy visibles.

 

Justo después del desfile de Miriam Ponsa, era Josep Abril el que cogía el relevo en un orden que no parecía para nada casual: la vencedora en la última edición de 080 Barcelona Fashion iba seguida del ganador de hace ahora exactamente dos ediciones (es decir, un año exacto). Curiosamente, entre los trabajos de los dos diseñadores pareció establecerse una conversación subterránea y secreta… Sería por la homogeneidad cromática (negros, grises, azules) o por la omnipresencia del punto grueso, pero la verdad es que los lugares comunes entre ambas colecciones hacen pensar en una sincera erupción hacia la superficie de algo que nuestra realidad actual es incapaz de mantener soterrado.

Ponsa ha hablado en “L’Exili” de exiliados, mientras que Josep Abril ha titulado a su colección para el otoño / invierno de 2015-16 con el preclaro nombre de “Invisibles“: ambas fuerzan un dramático zoom sobre extranjeros en la propia piel, sobre seres descastados de la sociedad que no existen a los ojos de la “normalidad”. Personas que, viendo imposible la supervivencia en el espacio central de toda comunidad, acaban viviendo en unos márgenes en el que irremediablemente se sienten exiliados o, como puntualiza Abril en esta colección, completamente invisibles.

La colección se abría con la visión del diseñador de una silueta masculina donde lo dandy es capaz de arriesgar a favor de nuevas formas a medio camino entre el corte clásico y los detalles futuristas. Poco a poco, las piezas de la colección se iban viendo agraciadas por retales de punto grueso que aparecían como parcheados sobre otras prendas totalmente ajenas. A la lana se le sumaban fieltros y franelas como materiales predominantes… Y, poco a poco, casi sin darnos cuenta, Abril dirigía su colección en un crescendo (o más bien un descender) hacia unas propuesta monocordes y minimalistas en las que un sprayado blanco directo sobre las telas y tejidos revelaba nuevas formas mientras que hacía invisible al hombre detrás de ellas. Al fin y al cabo, esta “Invisibles” de Josep Abril ha resultado ser más visible que nunca.

 

No Hay Más Artículos