En FPM nos gusta pensar que identificamos lo auténtico en cuanto lo vemos. Cuando un amigo de la web nos puso en la órbita de Vaillant Mayen, sentimos un flechazo directo, nos empezaron a sudar las manos, el palpito sanguíneo se aceleraba en nuestros cuellos. Esa sensación, queridos lectores, era amor. Y por eso hoy os queremos introducir en el universo grand class de este joven dúo francés, que han despuntado notablemente con una corta carrera tras de sí y que han resultado ser osados (seguid leyendo y veréis por qué) pero, sobre todo, enfáticos, imaginativos y apasionados. Ellos reúnen todo lo que debería ser la moda. Y lo engalanan con elegancia e infinidad de referencias mayestáticas escondidas (el minimalismo de Jil Sander, la extravagancia de Alexander McQueen, la elegancia estructural y el afán perfeccionista de Balenciaga…), y también obvias y reconocidas por ellos mismos: Gareth Pugh y Rick Owens. Lo suyo es mirar hacia adelante: apuestan por la ruptura y la innovación, y lo hacen mediante los tejidos inteligentes y más innovadores y los diseños más inesperados.

Vaillant Mayen lo componen Sebastien Mayen y Arnaud Vaillant, dos jóvenes procedentes de la tierra de las baguettes que, haciendo honores a su linaje patriótico, están empezando a llamar la atención con sus atrevidos diseños y su peculiar forma de entender las tendencias. En este tándem, Sebastien diseña y Arnaud se encarga de la imagen de la marca. A tan temprana edad, y en un momento tan embrionario de su carrera, ya les avalan varios premios que difícilmente se pueden ignorar. Sebastien ganó en 2009 el Podium Jeunes Stylistes, un concurso de moda para jóvenes promesas del país vecino, y este año, ya como Vaillant Mayen, ganan el Mod´Art 2010, la escuela de moda en la que estudiaban y que, extraordinariamente, les permitió presentar su proyecto de final de carrera de forma conjunta (y no individual como es habitual). Este premio les permite viajar a Shangay y conocer a profesionales del sector, además de investigar y experimentar con materiales, texturas y temáticas que serán recurrentes en sus colecciones. Gracias a Mod´Art también pueden presentar sus diseños en Pekín y, seguramente de esta odisea oriental, captarían muchos de los motivos que invadirán sus piezas y su imagen. No en vano, la Musa de sus más recientes diseños es la modelo Emma Xie (quien ya modelara para Martin Margiela y para Chloé), que aporta a todo el lookbook el toque de elegancia misteriosa que necesitan sus prendas para ser prácticamente perfectas y que, para la ocasión, fue fotografiada por Adeline Mai, alumna aventajada de la escuela de, nada menos, que Monsieur Jean-Charles de Castelbajac.

En Vaillant Mayen todo es novedad y riesgo. Sus zapatos de pezuña van camino de convertirse en icono (y todos sabemos que en cuanto a Kate Moss le dé por calzarse unos pasarán a ser fetiche masoquista), sus abrigos son hiperbólicos y sus diseños son de líneas concretas y muy definidas, que desembocan en una silueta estructurada, muy femenina pero altamente andrógina: hombreras, faldas abullonadas y estructuras rígidas se mezclan con materiales futuristas, todo con una paleta de colores básica y mínima: grises, tierra, negros, blancos. Vaillant Mayen son la elegancia contenida, el french chic neo-modernista, discreto pero llamativo, la elegancia de la simplicidad. Un estilo muy asequible y fácil de adaptar a cualquier momento. En FPM les auguramos (como mínimo les esperamos de corazón) un futuro tan limpio y prometedor como las prendas que ellos nos ofrecen.

[Estela Cebrián]

No Hay Más Artículos