Puede que, al finalizar la tercera parte, muchos pensaran que la saga “Fable” estaba llegando a un punto muerto, a un callejón sin salida en el que iba siendo necesario aplicar aquello de “renovarse o morir“. Porque es cierto que la calidad de cada nueva entrega no sólo se ha mantenido, sino que se ha ido ampliando. Pero eso no quita que, con tan poca distancia temporal entre lanzamiento y lanzamiento, el jugón puede verse erosionado por la repetición de la dinámica… “Fable: The Journey“, sin embargo, seguro que devuelve a esos jugones las ganas de acercarse a la saga (y a los fans de siempre les dará motivos renovados para su fanatismo). ¿Por qué? Básicamente, porque significa un cambio en la dinámica de juego por la vía más interesante posible: ¡Kinect! Esto viene a significar que ahora no sólo disfrutarás de una Albión ampliada y de una continuación de la trama que ya hemos ido desbrozando entrega a entrega (donde ya se ha afirmado que el personaje de Theresa tendrá más peso que nunca), sino que vas a poder luchar contra tus enemigos como nunca lo habías hecho. Prepárate a lanzar conjuros con tus propios movimientos corporales y a blandir armas (imaginarias) en el espacio de tu salón. Definitivamente, la saga “Fable” ha recibido un bueno soplo de aire fresco. Fresquísimo.

No Hay Más Artículos