historias-del-arcoiris

Suele darse por sentado que William T. Vollmann no necesita presentación alguna… Pero lo cierto es que nosotros no queremos dar aquí nada por sentado, así que vamos a repetir lo que todo el mundo sabe ya: que este autor es uno de los grandes de las letras norteamericanas de las últimas décadas, al nivel de grandes intocables como Thomas Pynchon, William S. Burroughs o ese otro David Foster Wallace que nunca dudó ni un instante en declararse fan de la pluma de Vollmann. No es para menos: la bibliografía de este autor, aunque no suficientemente publicada en nuestro país, es de esa que ha hecho correr ríos y ríos de tinta, analizando y sobreanalizando cada uno de sus pasos ya sean en el terreno de la novela, del relato corto o del ensayo. Y aunque hasta nuestro país sí que han llegado algunas de sus obras, como la seminal “Europa Central” o la recopilación de historias cortas “Trece Relatos y Trece Epitafios“, también es cierto que siguen quedándonos lejos sus mayores locuras, como su serie de siete novelas sobre el enfrentamiento entre los colonos y los nativos americanos.

Pero dejemos de pensar en lo que no tenemos y celebremos lo que sí que tenemos, ya que Pálido Fuego acaba de publicar la recopilación de relatos cortos “Historias del Arcoíris“. Los que esperen aquí una de esas compilaciones homogéneas en las que todos las historias ocurren en el mismo lugar (físico o emocional) se darán de morros con un conjunto dulcemente dispar y repleto de drogadictos, ángeles, skinheads, asesinos religiosos, putas, outsiders e incluso personajes bíblicos. Un cóctel molotov que, en las manos de Vollmann, transporta al lector hasta parajes tan diversos como San Francisco, la India o incluso la antigua Babilonia. Si todavía no conoces a William T. Vollmann, no se nos ocurre mejor puerta de entrada que este “Historias del Arcoíris“… Y si ya conoces al autor,  no tenemos que venderte nada: seguro que leer todo lo que caiga en tus manos de él es ya uno de tus vicios.

No Hay Más Artículos

Send this to a friend