¿Te acuerdas de los gorros de lluvia que llevábamos en el FIB’99? Pues esta temporada vuelven… y nosotros te lo explicamos “de hombre a hombre”.

 

Échadle la culpa a Rihanna… Joder, ahora me doy cuenta de que la apertura de este texto sirve para muchos artículos posibles. Pero en el caso que nos ocupa, y aunque estemos entre hombres, tendremos que admitir que la culpa de que esta temporada todos vayamos a necesitar un gorro de lluvia en nuestro armario es básicamente de RiRi & Friends. La cuestión es que ella ha sido una de las primeras en darle cañita brava a este accesorio, pero pronto se le han sumado otros como Kanye (¡cómo no!), Pharrell Williams (uno que entiende de gorros), Justin Bieber (esto puede marcar el principio del fin… antes de que empiece todo) y otros más que irás viendo desfilar en los próximos meses.

Lo más chungo del caso es que muchos creíamos que ya habíamos superado esta tendencia: los más viejunos del lugar vivimos una verdadera fiebre con este tipo de gorros allá por el año 1999. Es más, podría añadir un lugar (emocional y geográfico) a esa fecha: Benicàssim ’99. Será que el festival estaba ensayando el desembarco británico que estaba por llegar en los próximos años, pero la verdad es que el FIB se convirtió en la aguja hipodérmica a través de la que muchos aprendimos a adorar el gorro de lluvia. No me preguntéis por qué, ya que soy totalmente consciente del absurdo de la situación: ¿quién carajo quiere un gorro de estos a casi 40 grados en una zona en la que no llueve nunca? Ni idea. Pero la verdad es que en aquel momento y en aquel lugar no eras absolutamente nadie si no tenías un buen gorro de lluvia.

Si de vez en cuando dejas caer lo de “bucket hat” en vez de gorro de lluvia”, tu nivel de molonería aumentara al mil por cien. Así que tú mismo.

Ahora estamos a punto de vivir otra vez la misma fiebre, pero en diferente lugar. Ya sabes: yo estoy aquí para ayudarte. Para que sorprendas a tu churri diciéndole “creo que quiero un gorro de lluvia para esta temporada” y que ella se debata entre dos pensamientos: “¿se ha aficionado al sexo anal?” y “¿quién es la zorra que le está dando consejos de moda a mi novio?“. Eso sí, antes de adentrarnos en este fascinante mundo, una puntualización: sé que te jode tanto como a mi utilizar terminología anglosajona cuando nuestra lengua es rica y tiene su propio nombre para este tipo de gorros… Pero, oye, si de vez en cuando dejas caer lo de “bucket hat” en vez de “gorro de lluvia“, tu nivel de molonería aumentara al mil por cien. Así que tú mismo.

Por ahora, te dejo con mi propia selección de gorros de lluvia para esta temporada… Seguro que entre ellos encuentras el tuyo.

 

rrl-and-co

RRL & CO. Este bucket hat es lo más grande por eso de que junta lo mejor de cada casa: es, evidentemente, un gorro de lluvia al cien por cien, pero a la vez incorpora algunos detalles (el camuflaje, el cordón…) que lo acercan al gorro de caza. ¿Qué significa esto? Primero, que Ralph Lauren es infalible. Y, segundo, que podrás decirle a la peña: “sí, el gorro de lluvia se lleva ahora, pero el gorro de caza es lo que se llevará de aquí a dos años… y yo lo tengo dos-en-uno en la cabeza“. Ahí, quedándote con la peñita guay.

 

levi's-bucket-hat

LEVI’S. Ojo, que estamos entrando en terreno peligroso. Aquí y ahora te diría que el camuflaje es un estampado que tienes que evitar a toda costa en tu ropa: las bermudas mimetizadas deberías haberlas quemado ya en la hoguera de San Juan, y lo mismo con cualquier tipo de camiseta con un mínimo de reminiscencia a estampado militar… Pero, curiosamente, lo que se aplica a la ropa parece ser que no se aplica a los complementos. Imagina este bucket hat de Levi’s con una camiseta negra, unos pitillos y unas zapas con toques de verdes flúor. Look winner.

 

lacoste-bucket-hat

LACOSTE. Los gorros de lluvia suelen identificarse con looks anchotes, informales y con un toque un poco jincho, para qué vamos a negarlo. Pero en esta nueva ola de bucket hats parece que habrá espacio para la elegancia… Una elegancia de la que Lacoste va a tener parte de la culpa. Mira este ejemplo: un azul marino de negra profundidad con un número en el mismo color y un relieve en azul algo más claro. Una cosa te digo: sé que eres incapaz de combinar una camiseta con los pantalones, así que esta opción está pensada para ti. Con ella, no puedes fallar.

 

vans-bucket-hat

VANS. Tengo que reconocer que este gorro de lluvia de Vans me pone especialmente palote porque viene con un estampado que, a su vez, me recuerda a los prints que nos flipaban cuando se llevaba eso que tu llamabas ir hecho un pincel y que nosotros definíamos como Prep. Las moscas sobre un fondo azul marino le dan al bucket hat, además, un toque como de cazador de patos… Y, aunque sé que te lo vas a poner básicamente para soportar las lluvias de la ciudad, ¿no te mola la idea de llevar algo en la cabeza que te haga soñar un poco? Joder, que eres un hombre, no un muerto viviente.

No Hay Más Artículos