cabin-in-the-woods

En un tiempo muy muy lejano (es decir: hace un par de años) en una galaxia muy muy lejana (es decir: el Festival de Sitges)… Se estrenó una película que dejó loco a todo el personal hasta el punto de convertirse en la película imprescindible para los fans del certamen de aquel año. Me estoy refiriendo a “Cabin in the Woods“, film que todos aquellos que no cataron en el festival se apresuraron a degustar en los meses siguientes totalmente espoleados por el sanísimo boca oreja, ya fuera de forma alegal o legal (porque, de hecho, la película de Drew Goddard puede verse en Netflix perfectamente). Si “Cabin in the Woods” se hubiera estrenado en los meses que siguieran al festival, es probable que hubiera sido un exitazo, porque lo cierto es que lo tiene todo: una trama de meta-terror descacharrantemente divertida, un juego tronchante con los clichés del género, unas actuaciones pasadas de vueltas, una factura visual que rinde tributo a los grandes del body-count clásico… ¿Qué más se puede pedir? Ah, claro. Puede pedirse que no se estrene con dos años de retraso. Pero bueno, no nos pongamos tiquis-miquis y celebremos por todo lo alto que “La Cabaña en el Bosque” por fin llega a nuestras grandes pantallas: todos aquellos que conozcan ya las excelencias del guión de Goddard, que corran la voz. El resto, ¡a disfrutar como si no hubiera un mañana!

 

Y aunque el segundo destacado de la cartelera semanal bien podría ser “Somos Los Millers“, tengo que reconocer que estoy francamente asustado: Jason Sudeikis es un puñetero monstruo de la comedia y ya demostró suficiente química con Jennifer Aniston en “Cómo Acabar Con Tu Jefe” (cinta muy recuperable, por cierto)… Pero puede que esta vez nos esté intentando colar un bodriazo pseudo-familiar, así que mejor quedarse con “El Juego de Ender“. Ya sabes: adaptación de un libro de culto, aliens vs. humanos. Win win.

No Hay Más Artículos

Send this to a friend