atoms-for-peace-before-your-very-eyes

Hay veces que resulta realmente difícil discernir si un vídeo es tremendo o lo que es tremendo es el tema en sí y, por extensión, el clip te parece igual de tremendo. Suena a galimatías, pero seguro que todos nos hemos visto en esa tesitura más de una y de dos veces… Por ejemplo, no voy a negar (y que conste que esto es una apreciación totalmente personal e intransferible) que “Before Your Very Eyes” siempre me ha parecido el mejor tema del “AMOK” (XL Recordings, 2013) de Atoms for Peace o, por lo menos, uno de los que tocan más alto sin dejar de ser tremendamente accesible y vicioso. Precisamente por eso, también es muy probable que cualquiera me pusiera esta canción acompañada de imágenes de un spaguetti western rodado en Almería con presupuesto minúsculo y a mi me seguiría pareciendo un videoclip genial. Pero, bueno, salgamos del terreno personal y vayamos a los hechos puros y duros.

Que tampoco es que sean demasiados. El director de la pieza es Andrew Thomas Huang, quien ya dirigiera locuras multicolores y conceptuales como el “Mutual Core” de Björk o el “Brennisteinn” de Sigur Rós. De hecho, pueden rastrearse algunas de las constantes artísticas de aquellos dos ejemplos en este “Before Your Very Eyes” donde el realizador vuelve a recurrir a una rica paleta cromática para darle vidilla a unas arenas movedizas de las que surge la cabeza de Thom Yorke formada en barro. A partir de ahí, el desbarre padre: salen edificios de las arenas, se destruyen, la cabeza de Yorke se parte en dos, se abre un boquete entre las arenas y la cámara cae hacia un espacio de estalactitas y estalagmitas multicromáticas. Bueno, vale, decir que esto es un “desbarre padre” puede que haya sido excesivo. Pero, señores, repito: con este pedazo de canción, cualquier imagen resulta fetén.

No Hay Más Artículos