Es muy difícil pensar en mejor video para “Boirina” que el que ha dirigido Nikita Routchenko… A esto se le llama atrapar el imaginario oculto detrás de una canción como esta, una de los temas más pegadizos de aquel “Hannah” (Les Petites Coses / Error! Lo Fi / BCore, 2011) que se erigió el año pasado como nuestro disco nacional del año. Y es que el tono bergmaniano del clip, que empieza como una especie de “El Manantial de la Doncella” en versión actualizada, acaba escurriéndose hacia otra coordenada fílmica: un Dreyer de otra dimensión paralela en la que se permite ser báquico sin perder su estilizado blanco y negro. Y es que la misma canción de Anímic, que evoluciona en dos partes diferenciadas pero entrelazadas, da pie a un envoltorio visual como este: un culto (aparentemente) cerrado y (dulcemente) atávico que, llegado cierto punto de la composición, se desmelena de forma fascinante. Un culto (para nada) cerrado e (hipnóticamente) atávico con el que los fans de Anímic no vamos a tener problema en identificarnos.

Zuma (de Anímic) nos explica los intríngulis del rodaje…

-Hola, Nikita… Tío, tengo que preguntarte algo muy seriamente. Tranquilo, si no puedes, no pasa nada. Pero… ¿quieres dirigirnos un videoclip? -¡Claro! ¡Me encantaría! Cuéntame… -Pues tienes que ponerte ya. El rodaje es dentro de 7 días…

Cosas que pasan en Anímic… Tenerlo todo cerrado: fecha, localización, permisos, vestuario, actores, equipo técnico, billetes de avión… y quedarte sin director a siete días vista. Así es como Nikita Routchenko se convierte en nuestro hombre 2012 de la noche a la mañana. También así es como, de un plumazo, se simplifica la vida y se hace El Rodaje: En un solo día, bajo un cielo loco que lo mismo nos daba cegadora luz que un manto de lluvia y barro donde hundir las botas, mojar la leña, fundir las bombillas y constipar a las actrices. Junto a un enjambre de abejas que, animadas por los aromas de nuestro almuerzo, confundieron su objetivo. Bajo un tenderete, cobijados, en el cual tenían prioridad ordenadores, cámaras y focos. Persiguiendo en la ridícula noche un paraguas arrastrado por el viento…

“Así será que son los rodajes de verdad, ¿no?” Pues será que sí… Nuestro primero en serio y de verdad… Hasta aquí nuestra mano. El resto, ya lo habéis visto, debió ser cosa de directores-editores-magos que se escapan de nuestro alcance…

Suscríbete

Suscríbete a nuestra Fantastic Newsletter

By checking this box, you confirm that you have read and are agreeing to our terms of use regarding the storage of the data submitted through this form.