novedades-carminha-juventud-infinita

Menos de media hora es lo que necesita este trío compostelano para dejarnos con el culo roto tras la escucha de una tercera propuesta musical que, si bien conserva la esencia de lo ya escuchado hasta ahora, también introduce sutiles innovaciones que se traducen en acertados cambios en el sonido. Como fruto de una producción más seria, trabajada y cuidada (es necesario recordar que en entregas anteriores había una amalgama interesante de estudios y una notoria distancia entre períodos de composición de los temas) a manos de Ángel Kaplan y la correspondiente masterización a cargo de Noel Summerville (Black Lips, The White Stripes, My Bloody Valentine…), nos encontramos con un sonido más equilibrado y homogéneo que en los LPs precedentes. La desvergüenza y la irreverencia se mantienen impasibles ante un proceso de cambio que va desde aquel contundente garrage con toques lo-fi hasta cierto “refinamiento” donde las voces ganan nitidez y acercan el sonido hacia campos más pop. Esto, junto a los perspicaces momentos que nos acercan a otros estilos como el noise, el surf-rock e incluso el synth-punk, convierte los diez temas que componen “Juventud Infinita” (Ernie Producciones, 2014) en una experiencia musical digna de escuchar en bucle en estos días incipientemente primaverales.

El tema que da nombre al disco, “Juventud Infinita” (que, por cierto, escasamente supera los dos minutos, al igual que el resto de las canciones que componen este trabajo), da comienzo con un ritmo vertiginoso al grito de “O follamos todos o me tiro al río, dónde están mis amigas si las necesito“. Es aquí donde podemos escuchar esas influencias más noise unidas a un rock frenético que nos pone en situación para lo que va a venir a continuación. “Quiero Verte Bailar” podría convertirse en la banda sonora de unos de estos días soleados donde la sangre ya empieza a entrar en ebullición, fresco y desenfadado, pegadizo pero a la vez ligero. “Antigua Pero Moderna” nos sume en una nostalgia setentera donde se empiezan a introducir no muy sutiles pinceladas de crítica social con pequeñas pullitas tipo “piensas que inglaterra es la puta crema“. La desvergonzonería se transforma en instinto animal en “Devórame Otra Vez“, con un sonido más seco y oscuro que nos traslada de sopetón a una revisión de la movida ochentera gracias al cambio en el registro vocal. La primera mitad del disco termina de conformarse con “Et Moi, Et Moi, Et Moi“: versión muy brutal y castiza pero nada desdeñable del francés Jacques Dutronc.

Juventud Infinita” sigue adelante con “Vaquilla“, donde las referencias a eventos y personajes patrios siguen jugando un papel fundamental, sobre todo a la hora de simpatizar con el oyente y una generación en concreto. “Tú Antes Molabas” es uno de los hitazos del LP donde nos acercamos al suf psicodélico, con unas frasecitas que se las traen y que deberían quedar en la memoria histórica de la música (“Desde que eres indie te noto apagada” o “Cara de gitana, no me comes nada, vuelve con tu madre que estás muy delgada“). “Capricho de Santiago” devuelve la luminosidad al ambiente haciendo referencias directas a su ciudad natal, hecho que se repite en “Non Quito o Chándal“, cantada en gallego, cosa que siempre añade puntos por la gran musicalidad que aporta. Esta última también puede considerarse uno de los grandes temas del LP, haciendo homenaje a tan versátil prenda que tantas agradables mañanas domingueras nos ha proporcionado, a la par que tantos estilismos causantes de sangrado ocular. Para finalizar “Fiestra Tropical” condensa el carácter playero, fiestero y despreocupado que llevábamos escuchando desde el principio.

Dos conclusiones de cierre: “Juventud Infinita” es un gran disco… Y nadie te morrea como lo hace Novedades Carminha.

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend