modern-obscure-music-va

[taq_review]

En el Facebook de Modern Obscure Music no hay información del sello en sí, pero sí que hay una cita de John Cage que resulta brillantemente elocuente al escuchar este “V/A” (Modern Obscure Music, 2014): “Wherever we are, what we hear is mostly noise. When we ignore it, it disturbs us. When we listen to it, we find it fascinating” (“Donde quiera que estemos, lo que escuchamos es principalmente ruido. Cuando lo ignoramos, nos perturba. Cuando lo escuchamos, lo encontramos fascinante“). Ruido. Atención. Fascinación. Estos son las tres coordinadas básicas que parecen orientar el sonido de Modern Obscure Music.

Pero empecemos mejor por el principio, que ahora me doy cuenta de que he entrado totalmente a saco en el tema sin preparar antes el terreno. Para los recién llegados: ¿qué es Modern Obscure Music? Es este un sello barcelonés que nace de la visión de Pedro Vian, uno de los cachorros más sobresalientes de la nueva escena electrónica de la Ciudad Condal. El propio nombre de la aventura ya indica por donde van a ir los tiros: música moderna y oscura. Más claro, el agua. Y, para probarlo, el sello acaba de lanzar su primer EP “V/A” o, lo que es lo mismo, “Various Artists“: un total de cuatro pistas de cuatro artistas diferentes ligados a la discográfica que ayudan a establecer las bases de una línea editorial y de su discurso conceptual.

Así que repetimos… Ruido. Atención. Fascinación.

Este es el mantra necesario para asimilar lo que se encuentra dentro de “V/A“: patrones repetitivos, una falsa calma en perpetuo estado de tensión muscular, melodías oscuras pero estilizadas y elegantes. Abre fuego Sunny Graves con “Wounda“, una especie de revisión del panorama post-industrial y apocalíptico de Roll The Dice donde las texturas sonoras conforman un ambiente de inquietante fuzz neblinoso por debajo del que late una pulsión repetitiva como un corazón que intenta mantenerse en calma. A continuación, el “Storms” de Pedro Vian se asemeja a una sesión de fitness que arranca cercana al mantra yogui para, llegados a cierto punto, convertirse en una sesión a fondo de air-boxing que te mantiene alerta durante cuatro minutos que saben a ultraviolencia en cámara lenta. Lloyd relaja el ambiente con “Antra“, donde los patrones del techno más micro juegan a viajar a través de Europa a lomos de una autobahn en versión streamline. Y, finalmente, el “Doors” de Defled se embarca en una odisea de casi diez minutos de trance mental en forma de espiral sonora de mil matices de la que es imposible escapar.

Ruido.

Atención.

Fascinación.

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend