jacco-gardner-portada

Tengo la ligera sospecha de que el frío hace mucho más productiva a la gente. En realidad no es una sospecha, es una obviedad. El frío sumado al hecho de vivir en un pueblo o te hace más productivo o creativo o acabas enganchado a la heroína o cualquier otra sustancia que rime con ella. Encerradme en casa y yo mismo buscaré la manera de divertirme. En Barcelona y en España en general hay demasiadas distracciones y demasiados días de sol y cerveza. Es una excusa como cualquier otra, pero así nos va a muchos de nosotros. En fin, disertaciones de baratillo sobre el carácter latino y el nórdico aparte, el caso es que Jacco Gardner es un chaval de 24 años que vive en un pueblo al norte de Holanda y que ha conseguido crear uno de los mejores discos del 2013. Este hombre orquesta (ya que toca todos los instrumentos que salen en su álbum de debut, menos la batería) crea preciosas canciones de aires psicodélicos y barrocos que recuerdan a los mejores 60. Y lo hace desde su estudio casero, aunque para el directo cuenta con una banda al completo (guitarra, bajo, teclados y batería). El pasado 1 de febrero pudimos verlo en la sala BeCool y adentrarnos en su mundo de anestesia lisérgica que tan buena sensación nos dejó…

Antes de su concierto, disfrutamos del pop shoegaze de Dead Parties, afincados en Barcelona, cuyo cantante es australiano y cuyo sonido parece sacado de la California de los 90. Pop feliz y vitalista sin más pretensiones, que nos hizo pasar un buen rato antes de que el joven Gardner nos hiciera ver caleidoscopios de colores. Salió a escena “el dandy”, ataviado con un sombrero y con una sonrisa. Empezó con la canción instrumental que da título a su álbum, “Cabinet of Curiosities” (Trouble in Mind, 2013), una mezcla de sonidos de harpiscordio, clavicordio, órgano y instrumentos de viento que se repite durante todo el álbum y que en ocasiones tiene un aire entre medieval, barroco, psicodélico y circense (si es que toda esa mezcla es posible). Viajamos a un mundo lleno de fantasías, sueños y psicodelia en cada canción. Un recorrido con los ojos cerrados a mundos y épocas pasadas.

 

 

Durante toda su actuación, Gardner dio las gracias unas cuantas veces y no dejó de sonreír. Una actitud inocente y encantadora que seguro que reblandeció el corazón de más de una (y de uno). Además de hacer un repaso a su primer disco con canciones como “Clean the Air”, “Lullaby”, “Summer’s Game” o “Watching the Moon” también tocó una canción nueva, adelantando así que posiblemente esté trabajando en un nuevo álbum.

Parece que desde hace algún tiempo, vivimos necesitados de música llena de delirios y sueños, supongo que para evadirnos de una realidad cada día más asfixiante (ya sabéis, la palabra mágica que empieza por c y acaba por s). Y aunque Jacco Gardner esté más cerca de Syd Barrett que de cualquier artista de la nueva corriente llamada “bedroom music” como podrían ser Youth Lagoon, Porcelain Raft o demás, comparten el gusto por la psicodelia y el surrealismo. Quizás no sea una moda, sino una forma atemporal de entender y vivir la música. Está claro que Jacco lo entiende a la perfección. ¡Y que dure!

[FOTOS: AnTruan]

No Hay Más Artículos

Send this to a friend