woouf

La hipsteria esta en la que vivimos inmersos tiene muchos lugares comunes: la decoración, la música, la comida… Todo nos gusta y, si tuviéramos que escoger entre llevarnos un Woouf!, un disco de Los Smiths o una hamburguesa del Bacoa a una isla desierta, se nos haría muy difícil escoger. Y, ojo, porque la primera es una marca que lleva muy poco en el mercado (desde 2008) pero ya se ha convertido en un must de tiendas de decoración, multiespacios, galerías y pisos de buen parecer de toda nuestra geografía urbanita (y parte del extranjero).

Presentar Woouf! a estas alturas no tiene sentido, porque seguro que ya has visto sus divertidos “muebles” (¿si? ¿muebles?) blanditos en Pinterest, revistas, blogs y medios internetiles de todo pelaje. Pero, por si acabas de aterrizar en el Planeta Tierra cual Sandra Bullock desgravitizada, te comentamos que Woouf! es una marca cien por cien barcelonesa que tiene sus headquarters en el siempre productivo barrio del Born y que nació de la cabeza de Pablo Martínez, un diseñador de moda que un día amaneció queriendo diseñar muebles molones para treintañeros inquietos… y un poco hipsters (hemos de decir, pero siempre desde el cariño. SIEMPRE). Su idea giraba entorno al hecho de convertir objetos cotidianos en mobiliario divertido que encajara en un loft del Poble Nou y una casa de techos altos de Sant Antoni de la misma manera: superbien.

 

 

No esperes encontrar en Woouf! muebles normales o al uso, porque no lo son. Es esta una marca que juega con el diseño y con la funcionalidad, y que  lo hace desde una perspectiva loquer, naif y divertida. Y siempre y sobre todo, lo tercero, y recuperando esos colchones blanditos que pululaban por las casas ochenteras, pero dándoles un giro y convirtiéndolos en la estrella de la estancia. Su última colección juega con esas tres cosas que decíamos arriba que nos gustan mucho: la decoración, la música y la comida. Y las han juntado para crear su nueva línea de muebles a la que han añadido una línea de cojines y una de accesorios para iPads y portátiles. En ella se pueden encontrar desde hamburguesas y donuts hasta altavoces, radios retro y cintas de casette. Y para los “beetlemaníacos” también tienen una línea dedicada a los cuatro de Liverpool. Viendo esta nueva cole y a estas alturas de post, ya empezamos a tener un poco más claro qué nos llevaríamos a una isla desierta: seguramente uno de estos Wooufs! que, por lo menos, le darían mucho ambiente a nuestra desierta isla… Y serían la mar de cómodos.

 

No Hay Más Artículos