FPApps #33 (especial sexo gay)

¿Cansado de Grindr, Growlr y Scruff? Te presentamos Bro, ChillApp y Recon: tres apps pensadas para el sexo gay que te van a sorprender.

 

Hace unas semanas, ya consagrábamos nuestra sección FPApps a todo un conjunto de aplicaciones que están aquí no para el ligoteo, sino más bien para el folleteo (recupera aquí el artículo en cuestión). Así, a las bravas. Eso sí, ya en aquel momento advertíamos que las tres apps destacadas eran de uso exclusivamente heterosexual (aunque, la verdad, al final la gente hace un uso totalmente libre de estas cosas) y que dejaríamos un tiempecito antes de volver a la carga con un nuevo especial de esta sección pero enfocado totalmente al sexo gay.

De forma similar a como ya hicimos con aquel otro mencionado espacial, aquí vamos a dejar fuera las aplicaciones que ya conoce todo el mundo: Grindr, Growlr y Scruff quedan fuera por ser moneda de cambio común, y otras del tipo Jack’d o Hornet no entran en nuestra lista porque son muy similares y, aunque parten la pana fuera de nuestras fronteras, aquí no las usa ni el Tato. Además, puntualizamos que nuestra intención es encontrar apps de sexo gay que se salgan de lo común… Y, oye, a ver si eres capaz de decirnos que las tres que hemos elegido no se salen de lo común.

 

bro1. BRO. Si todavía no has oído hablar de Bro, mejor será que vayas devolviendo tu carnet de marica, porque le has fallado a la comunidad, chaval. Al fin y al cabo, en los últimos meses no se ha hablado de otra cosa que no fuera esta app que convierte en realidad una de las fantasías eróticas más extendidas entre el común de los mortales homosexuales: enrollarse con un hombretón hetero. Esa es la pretensión básica de Bro: convertirse en la app de ligoteo de hombres heterosexuales que quieren follar con otros hombres heterosexuales, ya sea para probar o por puro vicio, que de todo hay en la viña del Señor. El funcionamiento es un “todo en uno”: puedes jugar a “me gusta” o “no me gusta” como en Tinder o buscar bros según determinados filtros (también por cercanía geolocalizada) como en Grindr. Hasta aquí, todo bien. Pero ¿dónde está el truco? En que Bro todavía no se puede descargar en España y por lo tanto, no podemos comprobar de ninguna de las maneras si la app consigue que haya una cantidad considerable de heterosexuales aventureros o, por el contrario, se ha convertido ya en un desierto lleno de maricas a la búsqueda del Santo Grial Hetero que nunca van a conseguir llevar a sus labios.

 

chill-app2. CHILLAPP. Vale, seamos buena gente y aceptemos lo innegable: que ChillApp no es una aplicación para follar. Ni mucho menos. Por el contrario, esta app quiere convertirse en una especie de generador de puntos de encuentro (comúnmente conocidos como “chills” en todo el mundo, ¿verdad?) que pueden ser aprovechados de muchas formas diferentes: la idea es montar un chill, “invitar” a los chillers que te molen, aceptar las solicitudes de los chillers que han visto tu fiesta y están interesados y ¡a disfrutar! ¿Eres nuevo en una ciudad y quieres conocer a gente? Pues monta un chill a través de ChillApp. ¿Quieres que la primera ronda antes de salir de fiesta sea más interesante todavía? Pues monta un chill. ¿Quieres quedar en un punto en concreto para practicar deporte? Monta un chill. ¿Quieres seguir la fiesta en tu casa pasada la madrugada? ¡Que montes un chill, carajo! Ahora bien, si dejamos de ser buena gente tal y como decíamos al principio de este párrafo, ¿no has pensado ya lo brutal que sería montar una pequeña gran orgía con ChillApp?

 

recon3. RECON. En nuestro especial de apps para encuentros sexuales heterosexuales ya incluíamos Whiplr, una app pensada para unir a gente que compartieran los mismos fetiches. Recon vendría a ser su hermano marica… Aunque también hay que reconocer que, allá donde Whiplr se mostraba muy libre a la hora de permitir a sus usuarios buscar a gente a través de fetiches muy concretos (y a veces muy locos), en Recon la cosa se reduce a tres términos bastante extendidos en la comunidad gay: fetish, leather y kink. Tanto monta, monta a todo el mundo. Aun así, es un buen punto de partida: si estás cansado de que cada vez que quedas con alguien a través de Grindr la cosa sea tan “vanilla” que parece un cucurucho de helado, entra en Recon y encuentra a otros hombres dispuestos a darle cañita al sexo tanto como tú. O, quien sabe, a lo mejor te llevas una sorpresa y el que acaba pidiendo una “safe word” eres tú.

 

No Hay Más Artículos