Dotore se acaba de marcar uno de esos discos que están destinados a ir creciendo poquito a poco: una especie de diario de viajes en el que Pablo Martínez Sanromá ha ido escribiendo sus peripecias alrededor del mundo para acabar hablando de lo más íntimo, de lo que le queda más cerca, de lo que tiene dentro. Pero por si la valía del excelente “Los Veranos y Los Días” (Primo, 2010) necesitara embajadores para cantar sus bondades, ya tenemos primer videoclip para que sirva de acceso a los que todavía desconocen a Dotore: “Nadie Llora en Nanjing” recoge el espíritu del folk preciosista y delicado del disco y lo exterioriza en una acumulación de imágenes instrumentales y veraniegas que, a día de hoy, nos saben a pura y deliciosa melancolía.

No Hay Más Artículos