Se acabó el miedo. De hecho, se acabó el miedo de dos tipos. El primero, el temor a que The Magnetic Fields no volvieran a lanzar disco después de que Stephin Merritt se fuera a vivir a LA dejando en Nueva York al resto de su banda. Y segundo, el miedo puro y duro de que la brújula siguiera apuntando hacia los rugosos y primigenios campos magnéticos de los últimos tiempos, aquellos preñados de ruidismo y shoegaze. No. Fuera miedos. “Andrew in Drag” (que es el single de adelanto de “Love at the Bottom of the Sea“, que verá la luz el próximo 6 de marzo) suena a los The Magnetic Fields que nos enamoraron con su visión cachonda del formato clásico de la canción de amor. Y eso no pueden ser más que buenas noticias.

No Hay Más Artículos