ginferno

Después de haber firmado uno de los discos nacionales más libertinos de las últimas temporadas, “Mondo Totale” (Ginferno / Sicofonías Paganas / Gramaciones Grabofónicas / Gandula / El Rancho, 2012), Ginferno siguen buscando el espíritu de Robert Johnson (el hombe que, según cuenta la leyenda, vendió su alma al diablo para ser el mejor guitarrista sobre la faz de la Tierra) en una encrucijada perdida en algún recóndito lugar. Pero esta vez no lo hacen solos, sino en compañía de Los Saxos del Averno (colectivo que le va como anillo al dedo al combo madrileño), con los que han facturado en el Red Bull Studio de Madrid un doble single editado por el sello Lovemonk y con dos caras diferenciadas: “Creepy Cloud”, canción adornada con la voz aguardentosa de Kim Warsén, unos vibrantes metales y una desenfrenada percusión que fluyen bajo una elegante atmósfera tintada en blanco y negro; y “Ahriman’s Dance”, pieza swing que parece transformar a Ginferno y Los Saxos del Averno en una big-band que anima una imaginaria escena repleta de bailarines danzando en un tugurio del inframundo. Ritmo y placer en las catacumbas de un infierno convertido en paraíso.

No Hay Más Artículos