vans-kids

Si eres de los que se deshacen en babas cuando ven a un niño vestido como su padre, no puedes perderte las propuestas para niños de esta temporada según Vans.

 

A ver, el mundo se divide básicamente en dos grandes grupos de personas: los que se cabrean cuando ven a un niño vistiendo ropa de adultos pero en versión miniatura porque un niño tiene que vestir como un niño y no como un mini-yo de sus padres y los que, como nosotros, simple y llanamente se deshacen en babitas cada vez que ven a un criajo vestido como su padre o una niña y una madre que van más a juego que Pili y Mili. ¿Qué le vamos a hacer? La ropa para niños es cuca, sí, pero la ropa para niños miniaturizada a partir de la de los adultos es mejor todavía.

Tomemos, por ejemplo, la línea de zapatillas Vans para niños. Lo cierto es que esta marca en ocasiones lanza estampados y modelos limitados y específicos para los más pequeños; pero la mayor parte de veces, sin embargo, el mayor encanto de estas siluetas es que te remiten a las de los mayores y te hacen pensar en la posibilidad de que el crío de pronto saque un monopatín de la nada y se ponga a hacer cabriolas fardonísimas. Ese es el ADN de Vans… Y, para qué vamos a negarlo, ese es el ADN que forzaríamos a todos los niños en su ácido desoxiribonucleico si fuéramos más de ingeniería genética y menos de esta paparrucha del periodismo de tendencias.

Pero  no nos vayamos por las ramas: a continuación os dejamos las propuestas de Vans para esta temporada en lo que a niños se refiere. Aquí vemos no sólo las líneas más clásicas de la mítica firma de zapatillas versionadas para críos, sino que también hay una amplia representación de tendencias de última generación tal y como lo tropical, los topos coloridos o los estampados con motivos animales (tiburones, en este caso). Si has llegado hasta este punto de la noticia, damos por supuesto que eres de nuestro grupo, de los adoradores de la miniaturización de la ropa para niños. Así que disponte a gozar la galería que te regalamos a continuación y a ahogarte en tus propias babitas.

 

No Hay Más Artículos