¿Cuáles han sido las mejores películas de este año 2015? Nosotros te lo resumimos en quince imprescindibles que tienen una cosa en común: son pura cremita.

 

Las aclaraciones siempre son necesarias a la hora de presentar nuestra lista de las mejores películas del año… ¿Qué criterio hemos seguido? Porque está claro que, como animales de festivales de cine que somos, muchas veces “catamos” todo un conjunto de films que quedan fuera del alcance de la cartelera generalista durante cierto tiempo. Así que, al final, tenemos que imponernos un límite, y ese límite son las pelis estrenadas comercialmente en nuestro país durante estos doce meses.

¿Eso significa que se quedan fuera algunas películas que ya nos han dejado locos en festivales? Pues sí. La vida es jodida. Pero nos lo apuntamos en la agenda para incluirlas en la lista del año que viene (si suena la flauta y acaban estrenándose en nuestro país, claro, porque últimamente está la cosa muy malita)… Y seguimos para bingo.

Sin más dilación, os dejamos con las que, al entender de los colaboradores de cine de Fantastic Plastic Mag, han sido las treinta películas más importantes de este año 2015 al que estamos a puntito de dar carpetazo. Si no está en la lista, no es que nos la hayamos olvidado: es que nos importa un pijo y medio y hemos preferido dejarla fuera, en el banquillo de los castigados.

 

lost-river

30. LOST RIVER (Ryan Gosling). Ryan Gosling es un actor y, como tal, es buen director de actores. El mayor logro del film es sin duda hacer relucir a Eva Mendes, que no sólo cumple, sino que destaca por una buena interpretación. Y es que el terror que causa oír que Mendes aparecerá en una película no-comercial (como pasó cuando se dijo que saldría en “Holy Motors” bajo dirección de Carax) es parecida al que causa cuando Sandra Bullock aparece en cualquier otro film. A parte de ello, Christina Hendricks está soberbia (como es habitual en ella), y más de lo mismo sobre Ben Mendelsohn en el papel de malo (como es habitual en él). Una apuesta arriesgada colocar a Matt Smith en el puesto de villano loco, quien nos tenía acostumbrados a otra categoría de papeles (que justamente ha ganado popularidad por hacer del Undécimo Doctor en la exitosa serie británica “Doctor Who“), pero el resultado es tan acertado como arriesgado. Saoirse Ronan y Iain de Caestecker, a pesar de gozar de más protagonismo durante el film, pasan mucho más desapercibidos a la sombra de los mencionados. [leer más]

 

truman

29. TRUMAN (Cesc Gay). Seguramente, una de las grandes virtudes de la nueva película de Cesc Gay sea el hábil tratamiento que ofrece sobre la muerte y, sobre todo, de la amistad entre dos amigos. Sin caer en sentimentalismos baratos ni en banalidades, “Truman” es una película que sabe dar con la tecla adecuada para hablar de temas complejos y profundos con inteligencia y buena mano. Parte de ese mérito también se lo lleva su reparto: Darín y Cámara, de sobra conocidos para todo el mundo, ofrecen aquí una interpretación comedida y tal y como tiene que ser para construir dos personajes absolutamente naturales, dos amigos que durante toda la película dan la sensación al espectador de ser conocidos de siempre y se acaba generando esa hermosa conexión en la que a uno le importa realmente qué es de esas vidas ficticias antes, durante y después de ver la película. Cesc Gay posee esa naturalidad, sabe hablar de lo cotidiano de una forma honda y mágica, sabe emocionar sin caer en excesos y sabe sacar risas y sonrisas desde lo más trivial. “Truman” es esa pequeña gran película que está casi obligada a aparecer de vez en cuando y que se agradece mucho. El cine también va de eso. [Isart Armengol]

 

the-guest

28. THE GUEST (Adam Wingard). Diríase que la mejor manera de definir a “The Guest” es con el término “molona“. Y, sí, su homenaje a esos low fi ochenteros (lo de el homenaje a Carpenter ya se ha dicho, pero hay que insistir en ello), su banda sonora, sus colores flúor, incluso la estética tanto de personajes como de créditos y poster… Todo remite a ello. Las influencias, sí, las influencias pesan, y de qué manera, en la mirada del espectador cinéfilo. No, no es que esta especie de cinta de acción de autor sea terreno vedado para visionados blockbusterianos. Al contrario: ofrece suficientes escenas dignas del mejor Van Damme quiebra-barras-de-bar o tiroteos a la altura de Ruta Suicida. En “The Guest“, sin embargo, hay una profundidad, una sapiencia cinematográfica que se respira en cada poro de cada fotograma, una idea que se traslada de la mente del director, Adam Wingard, se filtra por la cámara para impactar en el imaginario del espectador más perspicaz en las lides referenciales. Porque “The Guest” trata fundalmente de eso, de la apariencia como disfraz, de la verdad ocultada, de ser una película cerebral bajo la apariencia de mero espectáculo retinal. [leer más]

 

nuevo-testamento

27. EL NUEVO NUEVO TESTAMENTO (Jaco Van Dormael). “Dios existe. Es mi padre. Se aburría, así que decidió crear Bruselas. Mucho se ha hablado de su hijo, pero poco de su hija. Su hija soy yo. Me llamo Ea y tengo 10 años.” Peculiar frase con la que comienza la propuesta de Jaco Van Dormael, “El Nuevo Nuevo Testamento“, una irónica película que especula de manera delirante con el concepto de la figura de un Dios que, a los ojos de Van Dormael, es un hombre desdichado, cascarrabias y maltratador, que maneja el mundo cómodamente desde su despacho como si moviera un conjunto de marionetas a placer, arruinando sus vidas día tras día con sus conocidas Leyes de Murphy. Su hija menor, Ea (que vive en el anonimato gracias a la fama de su hermano JC), decidirá cambiar el rumbo de las cosas comunicando a todos los habitantes de la Tierra el día en el que van a morir y viajando a través del tambor de la lavadora al mundo real para encontrar a los seis apóstoles que le faltan para llegar al redondo número de 18, el número favorito de su madre. La cuidadísima estética (bastante cercana a la de “Amelié” de Jean Pierre Jeunet, pero esta vez con diez años) y su fluidez narrativa hacen de “El Nuevo Nuevo Testamento” una absoluta delicia, sobre todo en su primera parte de metraje, una fábula ágil y plagada de detalles en la que la pequeña Pili Groyne (Ea) brilla por encima de todo y de todos. No faltan las referencias literarias y musicales en la cinta de Van Dormael y, como colofón, la fotografía de Christophe Beaucarne termina de redondear esta “revisión bíblica” en clave de aventuras ante cuya originalidad nos rendimos inevitablemente. La ironía que inunda toda la película se entremezcla con las inevitables desgracias de la vida, convirtiendo a la cinta en una adorable comedia que, a su vez, actúa como crítica social. [Beatriz Muyo]

 

babadook

26. BABADOOK (Jennifer Kent). A una buena película de terror hay que pedirle, básicamente dos cosas: que dé miedo y que se esfuerce un mínimo en crear una amenaza icónica. Lo primero es, evidentemente, pura subjetividad… Así que aquí me voy a meter un poco en lo personal. Creo que la primera película de terror que vi fue “Pesadilla en Elm Street” cuando tenía aproximadamente unos siete años: la vi a escondidas de mis padres, evidentemente, y más que miedo, me produjo una profunda fascinación. Era finales de los 80 y en mi entorno había una verdadera fiebre por el cine de terror: crecí viendo películas de este tipo y, supongo, aquello me dejó algo lisiado, inmune al terror de alguna forma u otra. Desde entonces, pocos son los films que consiguen que me inquiete… Y he de reconocer que “Babadook” me hizo sentir algo que no sentía desde la ola de nuevo terror oriental capitaneada por Hideo Nakata y su “Ringu“. Palabras mayores. [leer más]

No Hay Más Artículos