Chucho + Lost Tapes + Pacífico (Producto Interior #08)

"Los Años Luz" de Chucho

LOS AÑOS LUZ / Chucho [76%]. El regreso de Chucho exclusivamente en directo hace tres años pedía a ladridos una culminación en forma de nuevo disco. Un deseo que tenía visos de no materializarse dado el buen estado de forma de Fernando Alfaro a solas en “La Vida es Extraña y Rara” (Marxophone, 2011) y “Saint-Malo” (IM Records, 2015), lo que obligaba a preguntarse si de verdad merecía la pena o si el principal implicado quería recuperar la causa la perruna.

A juzgar por el resultado global de “Los Años Luz” (IM Records, 2016), primer disco de Chucho desde el lejano Koniec (Sinnamon, 2004), parece que Alfaro estaba presto y dispuesto para ello porque, efectivamente, la tarea tendría recompensa. Aunque, al tratarse de una resurrección grupal, también había que contar con la irrenunciable complicidad de Juan Carlos Rodríguez y Javier Milla para que los característicos engranajes de la maquinaria de Chucho estuviesen perfectamente engrasados.

En ese sentido, se disipa cualquier atisbo de duda: Chucho siguen sonando a Chucho -con ayuda en la producción de Paco Loco-, aunque el oído se empeñe en buscar alguna conexión estilística con el Fernando Alfaro en solitario. Es probable que ese gesto casi inconsciente se deba a la manera en que “Los Años Luz” tira más hacia senderos pop que rock. Con todo, esa inclinación ya se apreció en trabajos clásicos de la banda albaceteña, como Los Diarios de Petróleo (Parlophone, 2001), del que aquí se deriva un sonido expansivo que se extiende hacia dos frentes: el puramente pop y el que busca efectos imprevisibles.

Chucho continúan exhibiendo su destreza para cubrir de ácido e implacable costumbrismo sus letras sin artificios innecesarios.

Así, por un lado encontramos ejercicios briosos y con mucho swing como “Esto es un Error” (que convierte la manida sintonía de Thames Television en un aprovechable recurso compositivo), la coral “Oso Bipolar” y la colorista y sixties “Las Chicas del Calendario”. Por otro, se abre la caja de sorpresas mediante la conocida y flamenca-rock “Flores Sobre el Estiércol”, la fronteriza y western “Predicar en el Desierto”, la cuasi rumbera “¡Viva Peret!” y la folkie, sureña y crepuscular “Los Rayos”. Y, en medio, se tiende un puente hacia “Koniec” a través de la desafiante y amenazante “Nadie es Inocente” y, siguiendo su estela, aparece el arrebato más rockero del lote, “Fuego Fatuo”.

Es probable que el colmillo lírico no esté tan afilado como antaño en “Los Años Luz”, pero Chucho continúan exhibiendo su destreza para cubrir de ácido e implacable costumbrismo sus letras sin artificios innecesarios, como sucede en ese retrato juvenil enfocado desde una óptica veterana que es “Un Inmenso Placer” o en la interpretación de la actualidad realizada desde el bando perdedor y cargada de ira y frustración que encapsula “Banderas Negras”, dos ejemplos que relacionan a Chucho con el tiempo presente y los alejan de un pasado en el que parecía se iban a quedar.

Por ello, “Los Años Luz” resitúa a los albaceteños en las posiciones elevadas del actual panorama alternativo patrio y, aunque no iguala los grandes resultados de sus dos trabajos anteriores, es un digno sucesor de ambos. No, esto no ha sido (para nada) un error.

 

No Hay Más Artículos