la-habitacion

La llegada de “La Habitación” y “Brooklyn” a nuestra cartelera es indicativo innegable de una cosa: que la gala de los Oscars no anda demasiado lejos.

 

Puede que esta semana se estrene “13 Horas: Los Soldados Secretos de Bengasi“, pero hay que reconocer que en la cartelera más reciente no eres absolutamente nadie si no tienes un buen puñado de nominaciones a los Oscars. Y eso que, joder, los soldados de Bengasi están a las órdenes ni más ni menos que de Michael Bay a partir de un libro de Mitchell Zuckoff: ¿significa esto que el director aplicará sus habituales cargas de burraquismo pirotécnico a una historia real de patriotismo puro y duro en los dramáticos días posteriores al 11-S? Ni idea. Pero la verdad es que tampoco tengo muchas ganas de comprobarlo.

Como decía más arriba, prefiero quedarme con la habitual carrera hacia los Oscars. Esta semana, ni más ni menos que dos películas de las que llegan a la cartelera española vienen avaladas por sus nominaciones a las estatuillas doradas… La primera de ellas es “La Habitación“, que también está basada en hechos reales, así en plural, esta vez tan truculentos como la oleada de psicópatas a los que descubrieron con chicas encerradas en sus sótanos, algunas de ellas con las que habían incluso engendrado. Y, aunque hay que reconocer que el punto de partida lo tiene todo para la abominación y que el director Lenny Abrahamson tampoco es que sea aval de nada más allá de haber dirigido la entrañable “Frank“, el hecho de que la protagonista sea Brie Larson lo cambia todo, ¿verdad?

 

 

Un caso similar es el de “Brooklyn“, película a la que nadie prestaría la mínima atención si no fuera por la presencia (supuestamente magnánima) de Saoirse Ronan y por las ya mencionadas nominaciones a los Oscars. El director, John Crowley, es moderadamente conocido por el film “Boy A“, pero donde verdaderamente está la fuerza de la película es en la típica historia de inmigrante (en este caso irlandesa) que ve cómo su mundo se abre de par en par al llegar a EEUU, específicamente a Brooklyn. A mi me parece la típica peli de domingo de resaca… Pero que cada uno haga lo que le dé la gana. A la hora de pasar por taquilla, hay tantos gustos como colores.

 

No Hay Más Artículos