resacon3

Yo no sé si todavía me dura la resaca del Primavera Sound 2013 o es más bien que a la cartelera también le ha acabado por afectar el mismo cansancio etílico… Pero la parquedad de energía mental parece que se ha apoderado también de los cines y el único estreno destacado de la semana sea precisamente “R3sacón“, la tercera parte de la saga “Resacón En Las Vegas” ante la que todavía no he decidido si estoy horrorizado o encantado con la traducción del original -y muy sobrio- “The Hangover. Part III“. Tampoco se me escapa que empezar hablando de resacas y recomendar “R3sacón” es una broma -literalmente- de mierda, pero juro y perjuro que no intentaba ni ser una broma. Ese es el nivel. Sea como sea, al grano: “R3sacón” llega a nuestras pantallas dispuesta a romper con el formato que sorprendió en la primera y que siguió conservando la frescura en la segunda entrega. En esta ocasión, el argumento se centrará en la escapada de uno de los protagonistas (y sus colegas) de una institución mental, así que aquí no habrá ni bodas ni (supongo) pérdidas de memoria a las que sobreponerse. Pero, ¿qué más da todo lo dicho? Lo que aquí importa es que los dos primeros resacones fueron de las pocas pelis de humor yanki que realmente hacían reir. Eso debería ser suficiente para pasar por taquilla y ponerse delante de cualquier pantalla en la que estén exhibiendo “R3sacón“.

No Hay Más Artículos