la-chica-del-14-de-julio

No todo son blockbusters en verano… Nuestra sección de cartelera se rinde esta semana ante la comedia francesa definitiva: “La Chica del 14 de Julio”.

 

Ayer mismo, publicábamos en Fantastic Plastic Mag nuestro Top 10 de blockbusters que nadie debería perderse este verano (o, por lo menos, los blockbusters que la gente de la redacción no nos queremos perder y que el resto del mundo debería observar teniendo en cuenta que en esta santa casa somos un poco especialitos). Hacer este top anual es otra forma, además, de no tener que hablar en la sección de cartelera de depende qué bodrios abominables que tienen su única justificación en el hecho de que nos pillan con la guardia baja y con unas ganas de aire acondicionado que no son ni medio normales. “Bodrios” como, por ejemplo, “El Amanecer del Planeta de los Simios“, que se estrena esta semana y dentro del bodriómetro se salvaría de la quema, la verdad. Aun así, no he venido aquí a hablarles de la saga-precuela de “El Planeta de los Simios“, sino del único film realmente destacado de esta semana: “La Chica del 14 de Julio“.

Y lo jodido es que este film de Antonin Peretjatko es el destacado hoy como podría haberlo sido hace ya bastantes meses, porque la cinta hace mucho tiempo que pulula por ahí e incluso se pudo ver por tiempo limitado en Filmin. La expectación no es para menos: es esta una de las comedias que vienen desde Francia con el sello de “apto para esnobistas… pero también para las masas“. Y eso ocurre pocas veces, ¿verdad? “La Chica del 14 de Julio” narra las desventuras de un vigilante del Louvre que, durante el 14 de julio (conmemoración de la toma de la Bastilla), se enamora perdidamente de una chica que va por ahí vendiendo mini-guillotinas. A partir de ese momento, se embarcará en su búsqueda y captura a lo largo y ancho de Francia en compañía de unos amigotes de lo más variopintos. Hasta aquí puede leer: hay que verla. Y reirla.

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend