Hace dos semanas teníamos una cartelera cuantitativa. Hace una semana teníamos una cartelera cualitativa. Y esta semana, casi que dan ganas de tirar de los estrenos pasados. Porque la verdad es que hay mucha medianía que ni fu ni fá: lo de “Total Recall” no parece convencer de que realmente fuera necesario un remake del clasicorro noventero, “Una Botella en el Mar de Gaza” parece tratar con demasiado azúcar un tema demasiado serio, “Erase una Fe” tendría mejor pinta si no girara en torno a la fe católica… Así que, ¿qué nos queda? Mi única apuesta en esta ocasión es “El Nombre”: ¿una comedia que nace del choque entre cinco personajes que, durante una cena familiar, se desquician debido a la elección del nombre del último bebé de la familia? A priori, parece el punto medio entre “Un Dios Salvaje” y “Pequeñas Mentiras Sin Importancia” (lo cual, dicho sea de paso, pinta mucho más que bien), pero bien puede sorprender como una opción más que solvente al trilladísimo humor yanki e incluso como una vuelta de tuerca a la ya demasiado vista comedia francesa. Por soñar que no quede.

No Hay Más Artículos