¿Por qué todo el tinglado de Björk en el Sónar 2017 es más relevante que una actuación de la diva en cualquier festival?

El Sónar 2017 acaba de anunciar que Björk estará en el festival con una expo, un dj set y un talk show… ¿Por qué esto es más relevante que una actuación?

 

A estas alturas, todo el mundo conoce la noticia: en la rueda de prensa de hoy 9 de mayo, el Sónar ha anunciado a Björk como uno de los nombres / bombazo de su edición de este año 2017 (que se celebrará en Barcelona del 15 al 17 de junio). Pero, ojo, porque la confirmación real resulta ser mucho más compleja que ese titular que habrás leído en todos lados: lo de Björk no será una actuación tradicional, sino que más bien es todo un conjunto de actividades en las que, sin embargo, no hay un concierto al uso. Ni falta que le hace.

En resumidas cuentas, puede decirse que la participación de Björk en el Sónar 2017 consta de tres actividades diferenciadas pero interrelacionadas. Algunos considerarán que la más vistosa de estas actividades es el dj set de 4 horas con el la islandesa abrirá el festival un día antes de lo habitual, el miércoles 14 de junio, con un evento de aforo reducido para el que es necesario comprar una entrada a parte (vamos, que no va incluido en el abono). Otros pensarán que el corazón de todo este meollo es más bien la exposición “Björk Digital” en el CCCB, que parte de todo el envoltorio de realidad virtual y transmedia que la diva ha creado en torno a su último álbum, el excelente “Vulnicura“, y que sigue con todo un conjunto de experiencias digitales que abordan la totalidad de su carrera. Habrá a quien lo que realmente palote le ponga es el talk show que Björk ofrecerá durante el Sónar +D.

Björk

Y, sin embargo, también hay quien piensa (porque así lo está haciendo saber en redes sociales) que lo que debería haber incluido el Sónar 2017 es una actuación de Björk… ¿Se puede andar más errado en esta vida? Al fin y al cabo, aquí ocurren dos cosas. Para empezar, mirad, la gira de “Vulnicura” ya pasó por nuestro país, ya la vimos, ya la gozamos, ya la disfrutamos. Y, sobre todo, resulta que la misma Björk ha declarado reiteradamente en los últimos tiempos que el mismo “Vulnicura” (y, de hecho, su propia carrera en los últimos años) rebasa los límites del cajón musical y se desborda hacia otros lugares, otros formatos, otras formas de entender la relación entre artista y público. Eso es precisamente lo que podremos gozar en “Björk Digital“.

En paralelo, hay que reconocer que el Sónar hace mucho tiempo que no es festival al uso: incluso antes de la existencia de Sónar +D, había iniciado un viaje sin retorno hacia el aniquilamiento del anquilosadísimo formato de festival tradicional. Bye bye a eso de ir de escenario a escenario para ver actuaciones de un tío con una guitarra una detrás de otra. El Sónar siempre ha sido pionero a la hora de explorar nuevas vías de comunicación entre sus propuestas (musicales, artísticas) y los festivaleros, ya fuera a través de los shows audiovisuales que ahora parece que son moneda de cambia habitual en muchos otros festivales o, desde la aparición del Sónar +D, planteando la experiencia festivalera como algo mucho más amplio, más complejo, más estimulante, con todo un conjunto de ramificaciones que el tiempo está demostrando que son el futuro.

Solo hace falta sumar dos más dos: únicamente un festival como el Sónar podía ofrecernos la oportunidad de experimentar la propuesta de la última Björk en toda su extensión, y no solo en el limitado y estanco formato de concierto. Sólo el Sónar podía poner la guinda del pastel con un dj set de una Björk que no se prodiga demasiado a los platos, pero que cuando lo hace la clava de forma histórica como hizo en su sesión para Tri Angle de hace un par de años (sesión que, en Fantastic, elegimos como la mejor del pasado 2015). Si lo que quieres es una actuación de Björk este no es tu festival. De hecho, nos aventuramos a decir que lo sentimos profundamente… porque es que este no es ni tu siglo. [Más información en la web del Sónar 2017]

 

No Hay Más Artículos