La nueva colección de Balenciaga es una maravilla (más allá de la locura de las Crocs)

La nueva colección de Balenciaga está repleta de locurones muy maravillosos… Pero, por desgracia, la gente solo se va a quedar con las Crocs.

 

Ahora hace seis meses que Demna Gvasalia nos dejaba a todos con el culo torcido al ver su  primera colección como director creativo al frente de Balenciaga (por si no lo recuerdas, puedes recuperar este otro artículo)… Al fin y al cabo, fue un caso muy tremendo de “llegar y besar el santo” no sólo porque Gvasalia hiciera lo que nadie estaba haciendo (es decir: que pesara más su imaginario que el de la firma que le había puesto al frente de su dirección creativa), sino porque estaba repleta de locurones que pasarán a la historia y que nos obligaron a hablar de algo tan loco como el officecore.

Pero, bueno, tal y como hemos dicho más arriba, de eso hace seis meses… Y ya tocaba la reválida de Demna al frente de Balenciaga, que ha tenido lugar durante la presentación de la colección de la firma para el próximo otoño / invierno 2018-19 durante la actual Paris Fashion Week. Empecemos con la verdad por delante: puede que esta colección no vaya a ser recordada como un statement tan bestia como la del officecore y Bernie Sanders. Pero otra cosa también os decimos: esta es una colección que está repleta de locurones muy maravillosos.

De hecho, suponemos que cada uno tendrá sus locurones favoritos, pero es que nosotros nos hemos quedad un poco muertos con las “prendas sobre prendas” que toma la propuesta de aniquilación de la silueta de Comme des Garçons y la lleva al terreno de las superposiciones y las prendas / cebolla. Tampoco olvidamos el print de dinero (¿quién dijo que el nuevo Balenciaga no era lujurioso?), las camisas en el mismo plástico que la bolsa de IKEA, los pantalones con prints pastorales, la lencería puesta por encima de la ropa y no por debajo, el post-gender en el alma de la mayoría de diseños y las botas… ¡Siempre las botas!

Pese a lo dicho, somos muy conscientes de qué va a ser lo que quede en el imaginario colectivo al respecto de esta colección: las Crocs que Demna Gvasalia ha cogido y ha transformado en una plataforma imposible. ¿Qué? ¿Estamos dispuestos a renegar de todo lo que hemos dicho tradicionalmente y empezar a considerar que las Crocs molan? [Más información en la web de Balenciaga]

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend