“Piel” y “Anoche” son los dos nuevos temas que han vuelto a poner a Arca en boca de todo el mundo… Y que, si te descuidas, te parten el alma.

 

Cuando creíamos que sabíamos de qué pie calzaba Arca y, sobre todo, qué (y hasta dónde) podíamos pedirle, va el chaval y vuelve a salirse por la tangente. Recordemos: su discazo “Xen” (Mute, 2014) le puso en el panorama como orfebre de la música del siglo 22, como mente fraccionada y perturbadora capaz de fabular un alter-ego como el propio Xen del título del álbum, un ente sin sexo definido en el que confluían varias calenturas tanto de los géneros latinos como de la electrónica más física y mental. Como es de recibo, Arca también protagonizó algunos de los directos más incendiarios a partir de ese álbum… Hasta aquí, bien.

De hecho, su siguiente “Mutant” (Mute, 2015) dio continuidad a los logros mencionados más arriba, pero no amplió ningún campo de batalla… Y, entonces, fue cuando creíamos que sabíamos de qué pie calzaba Arca y, sobre todo, qué (y hasta dónde) podíamos pedirle. Pero no. No lo sabíamos. No teníamos ni puta idea. Resulta que Alejandro Ghersi tiene listo un nuevo disco, que se titulará “Arca” (XL, 2017), y que ya ha puesto sobre la mesa dos nuevos temas, los dos que abrirán el nuevo álbum, que nos ha dejado a muchos con la piel literalmente erizada por la emoción.

Y es que ni “Piel” ni “Anoche” (que viene a sumarse a “Sin Rumbo“, publicada hace siete meses y que puedes escuchar junto a las dos nuevas al final de este artículo) suenan a lo que creíamos que podíamos esperar de Arca. O sí. Pero a la vez no. La cuestión es que lo que sorprenden de todos estos cortes es que en primer plano queda la voz de Ghersi cantando en castellano de forma dulcemente cercana a ciertas damas de la canción sudamericana (e incluso a modo de fado) especialistas en las emociones intensas, en los corazones encendidos. Y todo ello envuelto, claro, por un abrigo puramente Arca: drones especiosos, texturas rugosas, ritmos latinos, espacios amplios… Como si el artista contemplara cómo su soledad flota en la inmensidad del espacio.

De hecho, algo de ello hay en el vídeo de “Anoche” (“Piel” no tiene clip, por ahora), en el que vemos al propio Ghersi semidesnudo, casi solo con un corsé y unos tacones, deslizándose en una verdadera danse macabre alrededor de cuerpos que yacen aparentemente muertos en el suelo y que, como él, tienen la carne abierta en limpias heridas. La pieza está dirigida, como no podía ser de otra forma, por Jesse Kanda, quien siempre ha sabido sublimar la estética de Arca y que, de hecho, también se ocupa de la impactante portada del nuevo disco de Ghersi.

En serio:  si “Arca“, que se lanzará oficialmente el próximo 7 de abril, va por estos derroteros, tendremos que preparar el corazón… Porque esta vez Alejandro Ghersi no sólo nos practicará su habitual mind fuck con nosotros. Esta vez, señores, señoras, Arca va directo a partirnos el alma.

Más información en la web de Arca.

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend