Esta sesión de Matías Aguayo solo te deja una opción: danzar suavón como cuando bailabas “El Sucu Tucu”

Si de vez en cuando te viene “El Sucu Tucu” a la cabeza y no puedes dejar de bailar, necesitas urgentemente escuchar esta sesión de Matias Aguayo.

 

¿Recuerdas las fiestacas que nos pegamos con “El Sucu Tucu“? Sí, claro que te acuerdas. Al fin y al cabo, aquella canción se convirtió en un verdadero himno del año 2013, una especie de exorcismo que nos vino de puta madre a todos para salir de nuestras cabezas y sudar y bailar y gozar con ritmos mucho más calurosos y tropicales de lo que estábamos acostumbrados. “El Sucu Tucu” fue una inyección de sudor de entrepierna en una escena, la electrónica, que tiene demasiada tendencia a quedarse encerrada en su cabeza. Y por eso mismo nunca podremos dejar de estar agradecidos a su autor, Matias Aguayo.

Cualquiera dirá, sin embargo, que mucho ha llovido desde entonces y que, en todos estos años, lo que parecía una carrera ascendente para Aguayo se ha quedado un poco estancada e incluso se ha visto superada por otras tendencias. Es lo que tiene el mundo de la música: hoy se lleva el house tropical, y mañana se lleva la hiper-fragmetanción de la menten millennial que esconde el pesimismo con una hiperactividad falsamente optimista… Pero, ojo, porque en todo este tiempo el bueno de Matias ha seguido ahí. Dando el callo.

Y esta sesión que Aguayo se acaba de marcar en el programa de radio Beats in Space de Tim Sweeny viene a probar precisamente eso: que este hombre no ha perdido su toque mágico. Más bien al contrario. Lo ha ido refinando de una forma realmente sublime: lo que antes era facilidad house, en esta sesión se convierte en una ascensión desde beats étnicos ambientales hacia rítmicas que parecen extraídas de un ámbar en el que lleven siglos encerradas.

No, con esta sesión de Matias Aguayo no vas a desfasar a lo grande como hiciste con “El Sucu Tucu“… Pero vas a desfasar de forma bien suavona y sabrosona. Que no está nada mal. Al fin y al cabo, una vez superado el primer tercio de la sesión, la cosa empieza a subir y subir y subir. Pero, para saber hasta dónde llega, tendrás que escucharla. [Más información en el Soundcloud de Matias Aguayo y en el de Beats in Space de Tim Sweeney]

 

Suscríbete

Suscríbete a nuestra Fantastic Newsletter

By checking this box, you confirm that you have read and are agreeing to our terms of use regarding the storage of the data submitted through this form.