Delaporte: “Nos gustaría que con solo unos segundos de un tema se nos identificara”

Delaporte son mucho más que “Un Jardín”, el temazo popularizado por “Fama, ¡A Bailar!”… Así que toca entrevistarlos para dar buena cuenta de ello.

 

Es muy probable que muchos de los que están leyendo este artículo conocieran a Delaporte a partir de “Fama, ¡A Bailar!“, que recientemente ha usado su temazo “Un Jardín” como canción oficial del programa. También habrá muchos que vayan a ver a Delaporte en directo por vez primera en el festival Paraíso, que se celebra en Madrid los días 8 y 9 de junio… Pero hay que dejar las cosas claras desde un buen principio: hubo vida en Delaporte mucho (pero que mucho) antes de “Fama, ¡A Bailar!” y Paraíso.

De hecho, este dúo italoespañol formado por Sandra Delaporte y Sergio Salvi se formó hace casi tres años y, por el camino hacia el exitazo de “Un Jardín“, han ido perfeccionando su directo con las canciones de dos EPs que es imposible no hermanar desde sus propios títulos: “One” y “Uno“… Así que de todo esto, pero también del presente y sobre todo de un futuro de la música española que parecen estar capitalizando, me dispongo a hablar con Sandra y Sergio cuando nos encontramos en una verdadera cuenta atrás hacia su esperadísima actuación en el festival Paraíso.

 

Delaporte

Al escoger Delaporte como nombre del grupo, ¿no os daba miedo que se confundiera con otros “de” bastante conocidos como Delafé o Dellafuente? (Sergio) En absoluto. Delaporte es el apellido de Sandra, y ni pensamos en eso cuando se decidió desde un principio el nombre del proyecto. Es fácil de leer en casi todos los idiomas y no da lugar a dudas, aunque pueda parecerse a esos nombres por empezar con “dela”.

¿Puedes explicarme un poquillo vuestras dos trayectorias antes de juntaros como Delaporte y cómo os conocisteis? (Sandra) Tanto Sergio como yo veníamos de tocar en la escena de música negra de Madrid: jazz, soul, etc. Era lo que más nos movía. Sergio llevaba haciendo electrónica desde hacía once años y, sin embargo, para mí, la electrónica era todo un mundo por conocer, pero que me encantaba. Así, yo decidí meterme de lleno en ese concepto y busqué a alguien con quien sacar adelante el sonido de Delaporte. Conocía a Sergio de otros grupos de soul, pero cuando me dijeron que también producía, y muy bien, empezamos a quedar y todo fluyó guay.

¿Qué fue lo que os atrajo creativamente hablando al uno del otro? (Sergio) Lo fácil que era trabajar con Sandra, la capacidad de crear hooks y melodías chulas todo el rato y la manera en la que nos compenetrábamos con todo. También sus gustos frescos. (Sandra) Todo lo que aprendo todos los días de Sergio, su gusto, su tranquilidad para hacer las cosas y tomar decisiones.

Me parece muy interesante cómo el formato chico / chica no se va a agotar nunca… Os comparan con el tándem Nawja + Carlos Jean, pero a mi me recordáis más a otros dúos tipo AlunaGeorge o Made in Heights. Pero ahí están otros tándems en géneros tan dispares como Nancy y Lee o Sleigh Bells. ¿Qué creéis que tiene este formato de dúo que tan buenos resultados ha dado en el mundo de la música y en géneros tan diversos? Para empezar, al ser un dúo, todo se complica menos: los ensayos, a la hora de componer, tomar decisiones… Al final, trabajamos como hermanos, sin muchas distracciones ni obstáculos, que quizás, en grupos más grandes, sí existen. Un dúo es fácil de rodar en directo; cabemos bien en un coche, no hay que pagar mil billetes de avión, ni pagar muchas dietas. Esto también facilita todo, reduce los gastos y permite que todos ganemos más. En el rider también es más fácil. A la hora de montar, por mucho que montemos todos los cacharros y sintes que queramos, siempre vamos a ser sólo dos. A nivel práctico, supongo que esta es la respuesta. A nivel más subjetivo, creo que es más fácil que la implicación de dos en el proyecto sea más equivalente. Tiramos, componemos y decidimos por igual.

5. ¿Cuáles son vuestras bandas chica / chico que os roban el corazón y por qué? Desde Ella Fitzgerald con Armstrong hasta con Diplo, porque es una muy buena fórmula.

Ya habéis publicado dos EPs, y resulta muy curioso observar sus nombres: el primero se titula “One” y el segundo “Uno”. ¿Ha sido un viaje del inglés hacia la asunción del castellano? ¿Por qué? (Sandra) Queríamos que en este primer episodio se vieran ambas caras. Tanto el inglés como el castellano. Mi lengua materna ha sido todo un reto, porque venimos de escuchar solo música europea o anglosajona. Y, aunque tenía claro que quería dar el salto al castellano, al principio costó un poco. Pero enseguida le cogí confianza y, de pronto, me vi escribiendo letras más sinceras que nunca y de una manera más cómoda, porque me di cuenta de que era capaz de escribir como hablo.

De hecho, ese tránsito me parece más interesante todavía al considerar canciones de “Uno” como “Cariñito”, con esos aires tan latinos. ¿Vais a explorar ese horizonte en el futuro? Los ritmos de Brasil, Perú, Colombia y toda Sudamérica son riquísimos. No tiene sentido renunciar a esa increíble influencia. Aunque siempre escuchemos más música anglosajona, a la hora de encontrar tu propio lenguaje creo que es básico influenciarse por todo aquello que te nutre. Y, efectivamente, los ritmos latinos y los ritmos africanos son todo un mundo. Además, desde el momento que cantas en castellano, ya eres música latina.

 

 

Ya que hablamos de géneros, y con lo que nos gusta a los periodistas este tema, ¿cómo definiríais vuestra música? De base es electrónica. Pero existe la clásica estructura pop que hace que se te pegue la canción a fuego. Aunque también hay influencia de la música urbana, house más FrenchTouch, la cumbia o el funk carioca, supongo que hacemos pop electrónico.

¿Cuáles son los géneros qué más escucháis y os gustan (y qué artistas os molan dentro de esos géneros)? (Sandra) En mi caso, básicamente escucho electrónica y nu soul electrónico. Dentro de la electrónica, me gusta escuchar artistas que aportan cosas nuevas y frescas, como Arca, James Blake, Cashmere Cat, KOKOKO, Gigde, Yaeji; y luego cantantes que lo petan mucho como , Lykke Li o Dua Lipa. En soul, desde cosas más antiguas como Erykah Badu a lo nuevo que está haciendo Anderson .Paak. (Sergio) Últimamente he estado escuchando lo nuevo de Kanye West, de Tiga y de Calcutta (que son de Italia).

Si tuvierais que explicarle a alguien que no entiende demasiado de música cómo suena “Uno”, ¿cómo lo describiríais? Como música que es posible que te guste, porque es fresca, es pop y es posible que te diga algo.

A mi hay una cosa que me chifla de vuestra música y de la de algunos artistas de vuestra generación: cómo parece que habéis crecido sin los compartimentos de los géneros musicales en la cabeza y os lanzáis a mezclar y petar fronteras pero no de forma experimental, sino de forma totalmente natural. ¿Os ocurre esto a vosotros o me lo estoy imaginando? No queremos hacer lo de nadie, pero a la vez queremos hacer lo de todo lo que nos inspira. Supongo que eso nos sale natural, sí. No queremos hacer solo música urbana o solo cumbia. Hacemos lo que necesitamos hacer.

Y, claro, esta entrevista no podía seguir adelante sin hablar un poquito de “Fama, ¡A Bailar!”… ¿Erais fans de las ediciones antiguas del programa? Si es así, ¿qué era lo que más os gustaba? (Sandra) A mí siempre me ha encantado bailar. A los 6 o 7 años empecé a hacer danza. Pero, a raíz del primer “Fama, ¡A Bailar!“, que lo seguí durante un tiempo, me apunté a “hip hop” y “funky”, hasta casi los 16 años. Me encantaba quedar a verlo con las amigas después de las clases de baile. Era lo más.

¿Cuál fue vuestro profesor favorito? De los que más me acuerdo es de Rafa Méndez y Sergio Alcover. Creo que Sergio era mi favorito, pero no lo recuerdo bien.

¿Y vuestro alumno favorito? Uff, Sé que ganó Vicky, pero me gustaba Lorena, una chica rubia.

Delaporte

En cuanto a la nueva edición, juro que esta no es una pregunta con mala baba, pero tengo que preguntarlo: ¿cómo se vive eso de que, después de dos EPs, sea al final un programa como este os lance a una fama más masiva? Vamos, ¿cómo es eso de llegar a la fama (que todos sabemos que cuesta) por un cauce tan inesperado como este? Las sincros casi siempre hacen que tus temas tengan más streams. Eso es un hecho. La suerte es que nosotros hemos hecho una con un programa cultural, de calidad y de algo bastante relacionado a la música que trabajamos. Así que es lo más. Nos ha abierto muchas puertas. Nos podrá haber cerrado otras… Pero, sea como sea, ha sido algo guay.

Por otra parte, y teniendo en cuenta que estáis a punto de actuar en el festival Paraíso, necesito preguntar: ¿cómo son vuestros directos a nivel de puesta en escena? Llevamos ya una buena tira de lives que, básicamente, se caracterizan por las visuales que llevamos siempre que se puede, partes muy abiertas en las que improvisamos y “remixamos” en directo y mucha energía.

¿Haréis algo especial en un festival como este, que ha puesto tanto cuidado en temas de diseño, arquitectura y arte? Llevaremos unas visuales cuidadas y partes clubbing para que la gente lo goce bien.

Acercándonos al final, puede que Jennifer López pregunte “¿y el anillo pa cuándo?”, pero yo prefiero preguntar: ¿y el largo pa cuándo? (Sandra) Hoy en día no creo que tenga sentido “quemar” diez temas de golpe. Ni yo consumo discos de diez temas completos. Seguiremos lanzando singles y EPs, con nuevos remixes. El próximo es “Azul Marino“, que lanzamos el 21 de junio por el día de la música, bien fresh.

Y ahora sí que sí, vamos a por el final: ¿cómo veis a Delaporte de aquí a diez años? La idea es consolidarnos bien y poder seguir creciendo fuerte para que, de aquí a diez años, podamos ser grupo de referencia de la música electrónica y del pop en España, por lo menos. También me gustaría que todos los que hacemos electrónica hiciéramos piña y fuéramos capaces de crear una ola fuerte. Quiero creer que la industria está cambiando aquí y está empezando a apostar (aunque sea de forma editorial) por todos los proyectos de este estilo. Pero probablemente haya que salir fuera (Latinoamérica y Europa), que es donde más se mueve, para volver a entrar en España. No sé muy bien cómo será todo el camino, pero el objetivo es petarlo, con nuestra identidad, honestidad y con nuestro sonido. Me da igual el concepto mainstream, pop, menos pop, indie o underground. Si das pasta eres mainstream porque eso significa que la gente te escucha y paga tus entradas. Y yo quiero eso. ☺

¿Y cómo creéis que será la actuación de Delaporte en el Paraíso 2028? Dado que la electrónica es un género que no para y que solo en meses ya se queda atrás, tengo mucha curiosidad por ver cómo será nuestro sonido en 2028 en el Paraíso. Me gustaría que se nos identificara con solo escuchar unos segundos de un tema. En los directos, también me gustaría que todo el público llevara gafas y auriculares de realidad virtual o alguna movida así. O con hologramas. Utilizar tecnología para que se empapen bien de todo el mundo Delaporte y gocen a todos los niveles con nuestro sonido. Jajajaja. Eso sería lo más. [Más información en la web de Delaporte y en la del festival Paraíso]

No Hay Más Artículos

Send this to a friend