Esta colección de Carla Schmetterling no es solo moda… sino que es arte

Hay quien opina que la moda es algo banal… Pero, mira, después de ver esta colección de Carla Schmetterling vas a admitir que la moda es arte.

 

La moda, como la vida, es algo que cada uno entiende de forma diferente. Hay quien la ve como algo necesario que ha de ser lo más funcional posible, mientras que hay otros que creen que es un bonito lienzo sobre el que abocar un mundo de fantasía que aporte color a nuestro mundo ya de por sí demasiado gris. Hay quien opina que ha de ser un acto pop (por lo que tiene de popular) sin demasiadas ínfulas, mientras que hay quien mira la moda con ojos brillantes al pensarla como un espacio para el arte puro y duro.

Entre estos últimos hay que contar a Carla Schmetterling. De hecho, ella misma lo deja muy pero que muy claro con sus mismas palabras: “Me defino como artista aunque he estudiado diseño de moda. Hago indumentaria artística (utilizando técnicas que provienen del mundo del arte para la realización de indumentaria), con la intención de hacer una crítica social de aspectos de la moda y la sociedad desde dentro de la misma“. Pero, sobre todo, Schmetterling deja clara su voluntad de trascender la moda y dirigirse hacia el arte mediante colecciones tan excepcionalmente subyugantes como su última “Metamorphos“.

Como puede apreciarse en las imágenes al final de este artículo, la nueva colección de Carla Schmetterling vuela libre bien lejos de algunos de los conceptos que encorsetan de forma más alarmante a la moda moderna, empezando por la noción de “silueta” y acabando por dinamitar un concepto tan sagrado (y, a la vez, tan estanco) como el de “prenda”. Con sus diseños tan abiertos que te obligan a replantearte tu propio concepto de moda, Schmetterling lucha contra la dictadura imperante de las etiquetas que al final acaban compartimentando todo de una forma tan obtusa que lo que realmente hace es castrar la humanidad que contiene dentro.

¿Todo lo dicho suena demasiado intelectualizado? Bueno, mirad, es que cuando te topas con una colección como “Metamorphos“, lo único que puedes hacer es darle vueltas a la cabeza… Después de que tus ojos hayan disfrutado el placer estético más grande, claro. [Más información en la web de Carla Schmetterling]

 

No Hay Más Artículos