the-history-of-apple-pie-sos

¿DE DÓNDE SALEN? Del (aparentemente inagotable) manantial de coolism de Londres. Esto, como siempre, es bueno y malo a la vez… Es bueno porque hay que reconocer que los británicos tienen un olfato tremendo para rastrear esas propuestas que, sin apartar un pie de la comercialidad pura y dura, tienen la calidad suficiente para convencer más allá del mercado mainstream. Pero malo porque, de un tiempo a esta parte, el rollito hype NME se va mirando cada vez con mayor recelo. No nos dejemos llevar por las ideas preconcebidas en el caso de The History of Apple Pie: por mucho que ese mítico tabloide inglés les rinda pleitesía y el subsuelo londinense parezca habitado últimamente en exclusiva por los guitarrazos de esta banda, aquí hay más chicha de lo que podría hacer pensar semejante acoso mediático (que ya se sabe que, muchas veces, cuanto más chapa mediática, menos chicha que agarrar). En este caso, The History of Apple Pie han demostrado sobradamente que lo suyo no es agua de borrajas: aterrizaron en la escena musical hace ahora un año y medio con un primer EP’, “Mallory” (Roundtable, 2011), que les valió múltiples halagos. Y, en tan poco tiempo, han tenido tiempo de firmar un debut, “Out of View” (Marshall Teller, 2013) que actúa de sonora colleja al shoegaze, al skygaze y a cualquier gaze: lo suyo es algo así como unos The Pains of Being Pure at Heart con menos melancolía y con más urgencia.

NOS TIENEN TÓ LOCOS PORQUE… Pueden llegar a ser uno de los pocos hypes justificados de la escena británica reciente. Y esta afirmación no resulta descabellada precisamente por el hecho de que, más allá de sus lanzamientos discográficos, The History of Apple Pie se han ganado a pulso su sobrexposición mediática gracias a su tesón sobre el escenario: desde el principio, se fue extendiendo la leyenda de que sobre las tablas son, simple y llanamente, magníficos. Y si a eso sumamos, evidentemente, que los niños tienen una imagen ideal para brillar en las páginas de las revistas más punteras (con Stephanie Min -voz- y Jerome Watson -guitarra- como pareja al frente de la formación), no es difícil entender por qué este es un caso irrefutable de win win win. El primer win por la música, el segundo por sus directos y el tercero por sus pintas.

PREDICCIÓN DE FUTURO. Por ahora, The History of Apple Pie deberían centrarse en su desembarco en tierras españolas: podría parecer que tienen una difícil tarea llenando el hueco que Haim han dejado en el festival SOS 4.8 (que se celebrará los días 3 y 4 de mayo en Murcia)… Pero no nos cabe ninguna duda de que la combinación de sus guitarras poderosas y sus voces ensoñadoras nos harán olvidar por un momento que no tenemos a las hermanas Haim entre nosotros. Después, evidentemente, viene la dominación mundial. Pero eso ya es otra historia a ser explicada en otro momento.

DOS Y DOS SUMAN CINCO. The Pains of Being Pure at Heart + una gaze menos shoe y más fuerte + Lush + unos 90s menos melancólicos = The History of Apple Pie

MÁS EN… su Facebook, su Twitter y su Tumblr.

MIRA.See You

No Hay Más Artículos