perfect-pussy

¿Era necesario buscarles herederos a dos gigantes como Fucked Up y Iceage? Puede que no, pero con un nombre tan tremendo como Perfect Pussy había que prestar atención a esta banda.

 

¿DE DÓNDE SALEN? De Syracuse, ciudad del estado de Nueva York en cuya escena punk, noise, hardcore y derivados practicaron pogos y reventaron amplificadores Meredith Graves (cantante y letrista) y Greg Ambler (bajista), miembros fundacionales de Perfect Pussy a los que se unieron posteriormente Ray McAndrew (guitarrista), Garrett Koloski (batería) y Shaun Sutkus (teclista, ingeniero de sonido y productor). El año pasado, este quinteto puso patas arriba primero el underground neoyorquino y luego el estadounidense gracias a un EP de cuatro canciones en formato cassette titulado “I Have Lost All Desire For Feeling” (autoeditado, 2013), en el que mostraban sin tapujos un punk-noise furibundo con poética de fondo honesta y descarnada, tal como la describe su autora, Meredith Graves. Esa mezcla de sonidos ejecutados cuales latigazos rabiosos y palabras lanzadas como escupitajos de ácido sulfúrico atrajo la atención del mismísimo Mike Sniper, capo de Captured Tracks, que no dudó en reclutar a Perfect Pussy dado su salvaje (nunca mejor dicho) potencial. Pero, ¿qué pinta una banda de trazas hardcore en el sello neoyorquino, reino del indie-pop con ascendencia shoegaze y dreamy? La respuesta se encuentra en el permanente afán de expansión de Captured Tracks, donde no es tan extraño hallar otros grupos que se acercan al rock y al punk, como Holograms. De hecho, los suecos son una buena referencia para acotar el estilo de Perfect Pussy, aunque estos los superan en aceleración y agresividad. Como prueba irrefutable de lo dicho basta con destapar el álbum de estreno de los neoyorquinos, Say Yes To Love (Captured Tracks, 2014), recién publicado.

NOS TIENEN TÓ LOCOS PORQUE… Además de elegir un nombre artístico que daría para largas y delirantes conversaciones, a su irreverente juventud suman una energía sónica que no deja títere con cabeza y que se refleja en unos temas breves pero arrolladores, con cierto deje melódico y en los que la guitarra eléctrica de McAndrew tira de acoples para atravesar los oídos sin compasión mientras Graves se desgañita para aplicar tensión a sus “felices revelaciones sobre sucesos incendiarios”, otra perfecta definición que ella misma aporta de sus composiciones. Una vez que se aprieta el botón de play y empieza a girar “Say Yes To Love”, los cortes se suceden a la misma velocidad que descarga sus rayos una tormenta tropical. Así se las gastan Perfect Pussy

PREDICCIÓN DE FUTURO. La crítica especializada norteamericana lleva unos cuantos meses relamiéndose del gusto con el pequeño hype originado en torno a Perfect Pussy, postulados como más que dignos sucesores de Fucked Up. ¿Se producirán orgasmos parecidos a este lado del charco? Posiblemente, del mismo modo que lo lograron entre los aficionados europeos al neo-punk la mencionada banda de Toronto o los daneses Iceage. Ya se escuchan los alaridos de la carismática Meredith Graves amenazando con conquistar la vieja Europa…

DOS Y DOS SUMAN CINCO. Punk-noise gritón + Fucked Up + coño perfecto (y guerrero) + Iceage = Perfect Pussy

MÁS EN SU… su Facebook y su Bandcamp.

ESCUCHA… “Interference Fits”

No Hay Más Artículos