opatov

“Liston to Opatov” es el mejor consejo que podemos darte en este WhatsHype!? en el que hablamos de frescura, psicotrópicos, The Brian Jonestown masacre y DIY.

 

¿DE DÓNDE SALEN? Que vino antes, ¿el huevo o la gallina? ¿Opatov  (término intercambiable por The Saurs, Power Burkas, Pane, Tartana y un largo etcétera) o la explosión del garaje? No se sabe muy bien por qué -quizás por la urgente necesidad de expresarse artísticamente pese a la falta de recursos, quizás por una creciente democratización de la música y el rollo DIY- pero es imposible pasar por alto que últimamente la escena de Barcelona y alrededores ha visto pulular bajo su red de cercanías un sinfín de jóvenes grupos con un sonido simple pero arrollador, nacido entre cuatro paredes subterráneas pero con gran anhelo de hacerse escuchar.

Dentro de este panorama, que ha (re)explotado recientemente, surge lo que más adelante sería Opatov:  cuatro chavales que deciden formar un grupo en el instituto. Hasta aquí, nada demasiado ameno a la vida de cualquier adolescente que se interese por la música. Pero ellos, en vez de correr la típica suerte de disolverse al momento como muchos de estos grupos de instituto, fueron madurando y definiendo su sonido hasta convertirse en 2010 lo que ahora escuchamos como Opatov. Se propusieron salir de su Cerdanyola del Vallès (sin nunca perderla de referencia)… Y lo han conseguido a lo grande.  Tras un amor a primera vista con el sello Famèlic en el AmiguismoFest (también llamado Hoteler) de 2013, las cosas no han hecho más que crecer para este cuarteto: un delicioso segundo EP, “Cuático” (Famèlic, 2014) al que publicaciones como ShookDown, Gent Normal o Fuck & Young se han rendido en sus listas de lo mejor del año, una exitosa actuación en el pasado Primavera Club y la más reciente victoria en el concurso musical Bala Perduda… Por poner algunos ejemplos.

NOS TIENEN TÓ LOCOS PORQUE… Nos flipa su trompeta. Cuidado: no es una alusión sexual (aunque bien podría serlo -con perdón, pero es innegable que en este grupo parece haberse juntado lo mejorcito de Cerdanyola), estamos siendo lo más literales posibles. Lo que nos rinde a los pies de Opatov es justo la originalidad de no quedarse en este ya trilladísimo garaje de eternos post-adolescentes gracias a la inclusión entre sus vertiginosos guitarreos y aporreamientos de batería de elementos extraños al estilo, desautomatizando el género. La trompeta de Peris es sólo un ejemplo de los recursos usados por el cuarteto para crear una ambientación psicodélica que (casi paradójicamente) te envuelve de un martillazo en un ondeamiento corporal ligero y abandonado a los sentidos, consiguiendo así una extraña mezcla que invita tanto al pogueo como a cerrar los ojos y dejarse llevar de la mano de Opatov por las carreteras multicolor llenas de giros y formas cambiantes de este satisfactorio viaje psicotrópico que es su música. Todas sus redes sociales claman casi como un mantra la simple frase “Listen To Opatov“, y no podían estar más acertados: la mejor forma de acercarse al grupo es dejarse de palabras, horizontes de expectativas y cualquier idea preconcebida y sumergirse de lleno en sus océanos de humo y ácido lisérgico.

PREDICCIÓN DE FUTURO. Nos atrevemos a decir que, con la trayectoria que llevan, no caben muchas dudas sobre su prometedor futuro. Quizás, que sirvan como precedente el grupo que ganó el año pasado el Bala Perduda, The Saurs, quienes tras la victoria se han convertido en una especie de Titanic“-musical: no porque se hayan hundido, sino porque es realmente difícil evitar verlos en directo, están casi literalmente en todas partes. Por el momento, lo que sabemos con certeza de Opatov es que el 28 de abril publicarán su primer trabajo largo de la mano de Famèlic, que estarán tocando en el Primavera Sound 2015 (el premio por haber ganado la reñida final del Bala Perduda) y que para el 11 de abril ya habrán bordado once conciertazos (podéis consultar su agenda aquí). La verdad es que recomendamos verlos en directo, puesto que no se limitan a reproducir los temas tal y como los han grabado, sino que se lanzan en torrentes improvisados de energía y buen rollo.

DOS Y DOS SUMAN CINCO.  Frescura + psicotrópicos + The Brian Jonestown Massacre + DIY = Opatov

MÁS EN… su Bandcamp, su Facebook  y su Twitter.

ESCUCHA… Cuático

No Hay Más Artículos