fighter-pillow

Suma indie-rock 90s, una alineación estelar, chorro eléctrico y melodías de acero… y obtendrás a nuestro nuevo WhatsHype!?: Fighter Pillow.

 

¿DE DÓNDE SALEN? De las mentes inquietas de Eli Molina (ex-componente de Me And The Bees) y Manu Herrero (miembro de Black Islands), que se aliaron para fundar un proyecto en el que dar rienda suelta a su pasión por el indie-rock anglosajón y genuinamente noventero definido por referencias como The Breeders, L7, Belly, Veruca Salt o Weezer. La formación actual del grupo la completan Rubén Martínez (Maika Makovski, Ainara LeGardon) al bajo y Alfonso MéndezPocho’ –(lo:mueso)– a la batería, aunque en el momento de la grabación de su primer álbum, el homónimo “Fighter Pillow” (Hang The Dj! Records, 2014), de estos dos últimos instrumentos se ocuparon Edu Chirino (Las Ruinas) y Èric Fuentes (The Unfinished Sympathy), respectivamente.

De hecho, el sello que dirige este último, Hang The Dj! Records, ha sido el encargado de publicar el disco, un detalle que sirve para acotar con más exactitud el sonido de Fighter Pillow, que parte de la potencia eléctrica sabiamente domesticada para elaborar melodías enérgicas pero adhesivas y guiadas por la voz de Eli que se balancea entre la firmeza imperturbable y el grito desbocado. Los sucesivos singles previos a la salida del LP -a principios del mes de octubre- fueron dando buena fe de ello y de la valía de la banda: “Warriors” agitó el verano aplicando alto voltaje a un ritmo derivado del pop sesentero que recuerda al facturado por Best Coast; “Eternal Youth” aumentó el vigor sin perder efectividad melódica; y “Neko” amalgamó las bondades de los dos temas anteriores en un pildorazo de irresistible power-pop.

NOS TIENEN TÓ LOCOS PORQUE… El brillo de su álbum, “Fighter Pillow”, no se reduce al impacto de los sencillos mencionados, sino que se multiplica exponencialmente gracias a otros cortes que rayan a la misma altura o incluso la superan. Por ejemplo, la inicial “79 On Flames”, maravilloso y aplastante arranque que pone todas las cartas de Fighter Pillow sobre la mesa: base rítmica ardiente, las cuerdas vocales de Eli a pleno rendimiento y, otra vez, una melodía que se engancha a la masa cerebral sin compasión. Estos mismos ingredientes pero dispuestos de diferente modo -las composiciones de los barceloneses destacan por sus propiedades conmutativas- forman la sólida estructura de “Lemonade”, se aceleran en “Gravity Axis” y se suavizan en “Roller Skate” hasta ofrecer un conjunto sonoro sinuoso y sin fisuras.

PREDICCIÓN DE FUTURO. Con un trabajo como “Fighter Pillow” bajo el brazo y un directo excitante -como demostraron en el reciente Primavera Club, según cuentas las crónicas-, Fighter Pillow tienen todo en su mano para convertirse en estandartes del rock alternativo patrio por su potencial para traspasar nuestras fronteras y conseguir una buena cantidad de seguidores foráneos. Mientras tanto, prepárense para ver su nombre plasmado en las listas de lo mejor de la cosecha nacional de 2014 y seguir notando sus fuertes vibraciones en el comienzo del próximo año.

DOS Y DOS SUMAN CINCO. Indie-rock 90s + alineación estelar + chorro eléctrico + melodías de acero = Fighter Pillow

MÁS EN… su Facebook y su Bandcamp

ESCUCHA… “Neko”

No Hay Más Artículos