¿DE DÓNDE SALE? De Cut / Copy. Es su bajista. Así de sencillo. Esta circunstancia serviría para abrir por enésima vez el debate sobre la necesidad que tienen algunos músicos de caminar en paralelo a sus grupos principales: ¿ganas de distinguirse de la manada? ¿Deseos de demostrar que su valía no se circunscribe sólo a lo que hacen como miembros de un conjunto? ¿Terapia para alimentar la autoestima al no cubrir la suficiente cuota de protagonismo? Pero será mejor dejarlo en el aire para otra ocasión, porque el bueno de Ben Browning se merece una oportunidad en solitario, aunque sólo sea por el hecho de que provenga de una de las bandas más admiradas en el mundo del pop electrónico sensiblero. Precisamente ese es el estilo que practica, sin compañía alguna (en teoría), de ahí que él mismo se vea como “un jovencito crooner del pop sintético”. La frase describe con fidelidad las maneras estilísticas y estéticas del de Melbourne, pero también hay que añadir que, por momentos, es una especie de clon del líder de su banda nodriza, Dan Whitford. No obstante, las semejanzas entre uno y otro no deben tomarse en el sentido negativo, todo lo contrario: Browning enseña buenas hechuras como cantante y compositor con alma. Su primera referencia (producida por Gus Franklin y Haima Marriott -pertenecientes a sus vecinos Architecture In Helsinki– y reforzada por los sintes vintage del propio Whitford), el EP “I Can’t Stay” (Cutters, 2011), da buena cuenta de las elegantes ideas melódicas que maneja el australiano. La segunda referencia, el también EP “Lover Motion” (Cutters, 2012), llegará muy pronto y se supone que seguirá idénticos iluminados derroteros.

NOS TIENE TÓ LOCOS PORQUE… Browning no duda en hacer suyos los elementos más destacados de Cut / Copy: la voz amable, los coros dulces, los punteos de guitarra cristalinos, la ascendencia electro-ochentera, los teclados celestiales, la percusión caliente y el pulso para no perder de vista la pista discotequera. Con todos estos ingredientes, bien mezclados y agitados, obtuvo dos atractivas piezas: la titular del EP ya mencionado, “I Can’t Stay”, de aspecto tan vitalista que resulta imposible no esbozar una sonrisa mientras se escucha; y “All This”, (compuesta junto a su compatriota Nile Delta), igual de efectiva que la anterior aunque su cariz nostálgico aumenta gracias a un sintetizador tornasolado que asoma cada pocos segundos. Con sólo este par de temas, repetido en bucle, ya se podría poner banda sonora al verano perfecto.

PREDICCIÓN DE FUTURO. Al principio, conquistará sin dificultad los corazones enamorados del sonido típico de Cut / Copy; posteriormente, la conquista crecerá hasta todos aquellos que precisen activar su espíritu con ritmos estimulantes y su cuerpo con los correspondientes beats bailables. Para lograr lo segundo, Browning entregó “I Can’t Stay” a The Juan Maclean y Knightlife para que exprimieran todo su jugo rítmico, con resultados muy satisfactorios. Prepárense para volver a vivir la experiencia de bailar con lágrimas en los ojos por culpa de la emoción y la satisfacción que proporciona el pop electrónico de las antípodas.

DOS Y DOS SUMAN CINCO. Cut / Copy + electro-pop ochentero + tecno-sensibilidad + mucho amor refinado = Ben Browning

MÁS EN SU… MySpace y Facebook.

MIRA…I Can’t Stay”.

Ben Browning “I Can’t Stay” from Cutters Records on Vimeo.

No Hay Más Artículos