ups

UP

¿En serio que vamos hablar de que este traje le iba muy ajustado a Ryan Gosling? ¿Hola? ¡Ningún traje le irá nunca lo suficientemente ajustado a Ryan Gosling!

Madonna se levantó y siguió como si nada. Alaska se levantó y siguió como si nada… Pero Meghan Trainor no: ella se cae en medio de una actuación y se queda ahí, como una tortuga panza arriba esperando que la socorran. No podemos ser más fans.

Kate Moss dice que su mejor consejo de belleza es lavarse la cara por la mañana con agua helada… Y nosotros no sólo compartimos ese consejo, sino que añadimos que es el mismo que nos dieron nuestras abuelas cuando éramos peques y que seguimos practicándolo día sí y día también.

Nunca creímos que algo salido del mundo de Pharrell pudiera ser un UP… Pero al Papa lo que es del Papa y al Gorro lo que es del Gorro: su última colaboración con adidas mola toda.

Somos conscientes de que tenemos un rollito muy hater con las portadas que no nos molan nada… Pero, oye, cuando hay una que nos mola, también lo decimos. Y la de Bella Hadid para Elle nos parece pura #maravilla.

Es oficial: Chloë Grace Moretz y Brooklyn Beckham están juntos y revueltos… Y nosotros tenemos esperanzas en que mejoren la raza humana reproduciéndose de forma copiosa.

Suponemos que ya estás hasta la raja de leer sobre la biker amarilla de ZARA… Pero en ningún sitio vas a leer sobre ello como en Magazine Fashion & Arts, cari. Palabrita.

Que UBER haya montado un servicio de reparto exprés de pajaritas en Cannes durante el festival nos parece puro amor. En serio.

¿Más motivos para adorar a Coach? Pues, mira, oye, ahora resulta que van a abrir diferentes “Craftmanship Bar” en sus flagship stores para que tunées tus propias prendas.

 

downs

DOWN

Justin Bieber se ha hecho un tatuaje en la cara… Y esto, que podría ser un UP como una casa si el niñato hubiera tenido los cojones de hacerse un Lil Wayne (o algo así), es un DOWN porque lo que se ha tatuado es una mariconada como una micro-cruz pequeñísima al lado de un ojo.

En S Moda lo dicen bien clarito: el mundo de la moda sigue empeñado en el crop top para hombres… PERO NO.

Kim Kardashian vuelve a la portada (y al interior) de Vogue, esta vez vestida con la ropa (o algo así) diseñada por su marido. Vaya puto cuadro, guapa.

Si el odio hacia Kanye West no te cabe en el cuerpo y necesitas nuevas dianas sobre las que dirigirlo, ¿por qué no compartirlo con los artistas que le ayudaron con el merchandising de su último disco?

Pues ahora resulta que, además de tener la vida jodida por eso de tener que cuidar continuamente la línea, resulta que las modelos tampoco ganan tanto dinero… Entonces, chiquis, ¿pa qué? ¿Eh? ¿PA QUÉ?

Según Twitter, la gente ya confía en los influencers con la misma intensidad que en sus propios colegas. Y esto es una mierda porque las cuatro mamarrachas que van de influencers van a venirse arriba en tres, dos, uno.

 

No Hay Más Artículos