london-grammar-interlude

Es jodido impresionar con una balada… Y eso eso así. Es muy fácil golpear a quien escucha con un tema de baile, con mucho gritos, con mucho ritmo, con mucho bombo, con mucha estridencia, con muchos fuegos de artificio. Lo verdaderamente jodido es captar esa misma atención tan sólo con un piano y una voz. O, al menos, es difícil captar la atención a la primera: conseguir que quien escucha lo deje todo y aprecie la sutilidad de una canción que apuesta por el perfil bajo. Pocos lo han conseguido: ahí está Antony Hegarthy cuando no se pone histriónico y, si nos ponemos a buscar cerca en el tiempo, ahí está también Bat For Lashes y su inconmensurable “Laura” (que acabó siendo nuestra mejor canción del año pasado… tal y como puedes ver en esta lista). Ahora, además, tendremos que sumar a London Grammar, quienes ya apuntaron maneras con su muy tremendo “Wasting My Young Years“. Allá, sin embargo, si al menos no apostaban por los fuegos de artificio, sí que tendían lazos insistentes hacia la atención de quien escuchaba. Ahora, en “Interlude“, optan por minimizar al completo su sonido y firmar una balada. Una de las mejores baladas de la temporada.

La comparación con Florence está más matizada que nunca, mientras que la referencia a The xx no se aguanta en este caso por ningún sitio: los de Jamie xx nunca sonaron tan clásicos. Ni, puestos ya a comparar, tan intensos. Esta canción, otro de los avances de su nuevo disco “If You Wait” (que se lanzará oficialmente el próximo 9 de septiembre), empieza lenta, suave, con unas escasa notas de piano acercándose desde el horizonte. Y, antes de que te des cuenta, ya está completamente dentro de la canción hasta que el crescendo explota y Hannah Reid te ha convertido en su esclavo. Hasta la eternidad.

No Hay Más Artículos