shit-robot-we-got-a-love

El verano del amor… ¡Ay! Supongo que nadie que esté leyendo esta crítica del nuevo disco de Shit Robot vivió directamente el verano del amor de 1967: el LSD se llevó por delante a la mitad de sus asistentes y a la otra mitad de los supervivientes les interesará mucho más el último lanzamiento de los Rolling que un disco de electrónica editado por DFA (por mucho que las siglas DFA también suenen a droga lisérgica surgida del laboratorio del Dr. Hoffman). Así que nada, a la mierda con el verano del amor del 67. No sé si estaréis conmigo, pero yo cada vez que escucho la expresión “el verano del amor” me acuerdo más bien de la electrónica de los 90. Eso fue mi verano (o mis veranos) del amor, cuando llegaba el buen tiempo y se abrían las terrazas de los clubs y todos nos íbamos a bailar house y disco revival como si no hubiera un mañana, sin importarnos que de pronto unas travestis te frotaran la cebolleta a las cinco de la madrugada o que unos piesnegros se pusieran a tocar un bongo para recibir los primeros rayos de sol. Supongo que mi asociación mental viene de aquella Love Parade a la que los techno kids de por aquel entonces queríamos peregrinar una vez en la vida (¡suerte que no lo hicimos!). O será por lo que sea, pero para mí el verano del amor siempre será algo perteneciente a los 90s más electrónicos y, precisamente por eso, no me parece para nada gratuito que el segundo álbum de Shit Robot se titule “We Got a Love” (DFA / PIAS Spain, 2014).

Si es que incluso la portada parece remitir a aquellos tiempos: unas pintadas de colores fluorescentes y raveros con un corazón en primerísimo primer plano. Me pones a una mamarracha con pelo-pincho teñido de rubio platino, gafas con cristales azules y un chupete, y no me podría parecer mas 90s. Pero es que, al fin y al cabo, esa son las coordenadas en las que se mueve Marcus Lambkin y, por lo menos, podemos agradecer su honestidad al respecto desde la forma (la mencionada portada) hasta el fondo (el musicón del que he venido a hablaros en esta reseña). House, disco a lo Paradise Garage y rave son los géneros que constan en el libro de estilo de “We Got a Love” y, aunque todo ello te pueda sonar a Disclosure y compañía, la propuesta de Shit Robot acaba por operar más cerca de la aproximación más madura de Hercules & Love Affair (salvando las distancias enormes y heteronormativas entre ambos, claro). Si la jovencísima generación de los hermanos Lawrence ha optado por idealizar y estilizar su visión de lo que fueron unos 90 que nunca vivieron, llevándola hacia el terreno del hype, Lambkin prefiere acercarse a aquellos sonidos sin intención ni coartada cool: su única prerrogativa es hacer perder la cabeza a través del baile, y cuando pierdes la cabeza poco importa si eres cool o no, si tienes un ojo mirando pa Cuenca y el otro pa Segovia.

Puede que, en el caso de que tuviéramos que buscarle algún pero a “We Got a Love“, ese pudiera ser que las canciones se suceden en el álbum sin ningún tipo de continuidad, más bien como una acumulación de canciones a veces de estilos cercanos pero diferentes. Esa sensación podría verse multiplicada por la diversidad extrema de los múltiples colaboradores que ya quisiera para sí un anuncio de Benetton: desde Nancy Whang hasta Museum of Love (es decir: el proyecto paralelo de Pat Mahoney de LCD Soundsystem) pasando por Reggie Watts, Luke Jenner (de The Rapture) o ese mito con patas de la escena house de Chicago llamado Lidell Townsell, todos ponen su granito de arena a la hora de crear esta oda a la década maravillosa. Cuando se junta semejante plantel de colaboradores, el peligro es que cada uno de ellos haga suya la canción en la que colabora… Pero, sin embargo, en el caso de “We Got a Love” persiste la sensación de que ha sido Lambkin el que ha sabido encontrar el género que mejor casa con cada una de sus voces, ya sea en el disco puramente NYC que pone al servicio de Watts en la titular “We Got a Love“, en el rollo rave bubblegum que embarga a la Whang de “Do That Dance“, en el deep house fardón de Townsell en “Do It (Right)” o en la maravillosa “Feels Real“, donde Jenner hace de medium de aquellas señoras negras y orondas que, a altas horas de la madrugada, salían a cantar sobre bases house en cualquier club de medio pelo y te hacía sentir en la luna de Valencia (o en la de Ministry of Sound, vete tú a saber).

Para muchos, el verano del amor fue el del año 67. Para mí y me arriesgo a afirmar que también para Marcus Lambkin, los veranos del amor fueron los del house y las raves noventeras. Para otros, el verano del amor es cada vez que se meten una pastilla. Para gustos, los colores. Y para bailar y perder la cabeza, “We Got a Love“.

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend