rubenimichi-01

El “Sol Negro” de Rubenimichi llega a La Fresh Gallery de Madrid encarnado en una exposición que hace un dulce pacto de sangre con Saturno.

 

Hay artistas que se mueven por reacción, como negándose a sí mismos a cada nuevo paso que dan, en ocasiones confundiendo el ser capaz de reinventarse con el ser incapaz de definir una personalidad sólida. Pero hay otros artistas que funcionan a base de ir haciendo más grande sus horizontes y anexionando sus nuevas obsesiones a las viejas. Para que nos entendamos en un idioma mundano: hay artistas que se están cambiando continuamente de casa y otros que, por el contrario, se las apañan la mar de bien construyendo nuevas habitaciones para nuevos invitados que vengan a enriquecer la sangre de la familia.

En esta segunda tradición se mueven precisamente Rubenimichi, trío de artistas que con cada nueva exposición van profundizando más y más en un imaginario oscuro y oscurantista que parece no agotarse nunca. En esta última tanda de trabajos, agrupados bajo el sugerente nombre de “Sol Negro“, Rubenimichi han decidido adoptar a un Dios en su familia: Sol Negro es precisamente uno de los muchos nombres que recibe Saturno, Dios de las cosechas que representan los ciclos de la vida, pero también deidad que encarna el arrasador paso del tiempo y, por lo tanto, la omnipresencia de la muerte como sombra ominosa a partir de la que ha de crecer toda vida.

Lo explica a la perfección Roberto Salas en el texto que presenta en sociedad a “Sol Negro“: “Lo saturniano nos rodea. Existen miles de símbolos que nos indican el camino, tratan de darnos las respuestas. Y aunque no queramos verlos, todos responden a un lenguaje único. Todo: lo referente a lo bueno y a la luz, y lo que representa lo malo y la oscuridad. Sobre este planteamiento, Rubenimichi consiguen acercarse a ese lenguaje cósmico, rastreando los símbolos, asumiéndolos como propios y jugando con su misterio. Porque si algo fascina a Michi, Rubén y Luisjo, es lo oculto, lo secreto, lo oscuro o lo mágico, que mueve y domina una buena parte de su trabajo. Y también todos sus ritos, aplicados incluso al propio proceso creativo. A nadie se le escapa. Algo hay de brujos en esta oscura y, en apariencia, simpática trinidad“.

Está claro: “Sol Negro” va a ser un nuevo capítulo en las Santas Escrituras Oscuras que Rubenimichi hace tiempo que están redactando sobre sus lienzos. Y lo que es mejor todavía: podrá verse en Madrid desde el 20 de febrero hasta el 31 de marzo en un espacio tan idóneo para el imaginario de estos artistas como La Fresh Gallery. Ve preparándote para hacer un pacto de sangre con Saturno, porque una vez delante de la obra de Rubenimichi no vas a tener otra alternativa.

 

rubenimichi-02

No Hay Más Artículos