Rebolledo

¿Recuerdas lo bien que Rebolledo sabía tocarte los botones para llevarte al límite (del baile)? Pues aquí tienes una sesionaca en la que vuelve a hacerlo.

 

Hubo un momento en el que Rebolledo estaba hasta en la sopa. Y, oye, que conste que no lo digo como algo negativo. Para nada. Pero hay que reconocer que, en torno al año 2010, era imposible no verse totalmente embargado por esa bola de fuego de Rebolledo, ya fuera en solitario como productor y dj o en cualquiera de los múltiples proyectos colaborativos que arrancaron por aquel entonces, tal y como los también añorados Pachanga Boys. Yo mismo puedo decir que en mi Top 5 del Primavera Sound consta una sesionaca de este hombre a altas horas de la madrugada en la que incluso se arrancaba a cantar en directo sobre temas como el icónico “Guerrero“.

Pero, claro, a toda sobre-exposición ha de seguirle un tiempo en la sombra… Y cierto es que, en los últimos años, puede que Rebolledo no haya optado por desaparacer del mapa, ni mucho menos, pero está clarísimo que está aplicando el cuentagotas a su magia y que, por lo tanto, ya no está en todos los festivales y todos los clubs del mundo continuamente. Es de agradecer. Porque, sobre todo, esto implica que, de repente, va Rebolledo a pinchar al programa de radio Beats in Space de Tim Sweeney y recuerdas inmediatamente lo mucho que te gustó siempre bailar en la pista a sus pies.

Aquí tenemos una horita que es Rebolledo al mil por cien. Algo tiene este hombre que es inconfundible cuando se pone a los platos: una especie de rollo macarra e hipermasculinizado que, a la vez, sabe estilizarse, sensualizarse, erotizarse como un polvo a cámara lenta en pleno día de agosto al mediodía. Así son las sesiones de Rebolledo, y así es este chorreo de musicón que, durante una hora, te obliga a desear que vuelva 2010 y volvamos a tener a este hombre hasta en la sopa.

Al fin y al cabo, no es tanto pedir, ¿no? Porque en el mundo de la electrónica siempre está guay venerar a los recién llegados por el aire fresco que aportan… Pero, cuando tienes a alguien como Rebolledo a los platos, ¿quién quiere aire fresco cuando lo te da, fundamentalmente, es aliento calentorro en la nuca? [Más información en el Soundcloud de Rebolledo y en el de Beats in Space]

 

Suscríbete

Suscríbete a nuestra Fantastic Newsletter

By checking this box, you confirm that you have read and are agreeing to our terms of use regarding the storage of the data submitted through this form.