Al Papa lo que es del Papa: la MET Gala 2018 ha tenido la mejor alfombra roja en años

La MET Gala 2018 ha tenido una de las mejores alfombras rojas que se recuerdan… Así que cogemos todos los looks y los dividimos en Paraíso, Purgatorio e Infierno.

 

¿Recordáis cuando el año pasado el sentir general fue que la alfombra roja de la MET Gala había sido un verdadero D.E.S.A.S.T.R.E? De hecho, ¿qué es lo que aprendimos entonces? Algo muy sencillo: que si la exposición que se presenta en el MET tiene una temática marcada por el señorito Andrew Bolton, pues no está de más asistir a esta gala tan afamada habiendo pensado un poquito qué te pones para seguir esa temática. Mira que el año pasado era fácil: la expo del met rendía homenaje a Rei Kawakubo y a Comme des Garçons… Y, aun así, no hubo forma. Le gente (¡gentuza!) fue vestida como le salió del toto.

La temática de la exposición que se inauguraba ayer 7 de mayo por la noche, sin embargo, hacía augurar que veríamos una buena alfombra roja precediendo a esta MET Gala. “Heavenly Bodies: Fashion and the Catholic Imagination” (“Cuerpos Celestiales: Moda e Imaginario Católico“) es el título de la exposición… ¿Y quién no sabe un poquitín de religión católica? ¿Quién no ha estado expuesto de alguna forma u otra a este imaginario? Pues eso. Los augurios eran buenos… Y la alfombra roja también lo ha sido.

Por eso mismo, a continuación ordenamos todos los looks de esta MET Gala 2018 en tres categorías bien católicas: el Paraíso para los mejores looks, el Purgatorio para aquellos que no irán ni al cielo ni al averno y el Infierno para los que merecen un sufrimiento eterno. ¡Vamos a por ellos! [Más información en la web del MET]

 

PARAÍSO. Al Paraíso puedes entrar por exceso (ya sabes: el típico colgado que se flagela en una procesión de Semana Santa y va con las heridas abiertas para demostrar su fervor) o por ascetismo (es decir: ser devoto sin necesidad de cantarlo a los cuatro vientos y aplicando la fe religiosa de forma sutil y moderada). Lo mismo ha ocurrido con los mejores looks de la MET Gala 2018. Algunos de ellos fascinan por lo que tienen de fuerto, por llevar el extremo más allá del extremo. Estaba claro que esta era la MET Gala en la que debían brillar las firmas que siempre han tendido hacia el exceso… Pero siguen habiendo niveles: Versace sabe aplicar ese exceso de forma sublime, Dolce & Gabbana y Moschino a veces patinan un poquito y no saben delimitar la línea que separa el disfraz de la moda.

Centrémenos, sin embargo, en la cremita de esta MET Gala 2018, en la que no han faltado habituales como la Papisa Rihanna vestida por Maison Margiela, Cara Delevingne sirviendo “confesionario realness” by Dior, Gigi Hadid con un vestido de Versace inspirado en las vidrieras de las catedrales, Cardi B robándole un vestido -de Jeremy Scott– a la Virgen del Rocío, Evan Rachel Wood luciendo una capa de plumas doradas de Altuzarra, Katy Perry obligándole a Versace a marcarse unas alas de ángel (que, oye, si hubieran sido pequeñitas, hubieran resultado cutres, pero ¿se puede ser más fuerta?), Blake Lively con la mejor cola de la noche (de Versace, claro), Solange como arcángel negro según Iris Van Herpen o Juana de Arco reencarnada en Zendaya vestida de Versace. Ah, claro, y ese trío formado por Alessandro Michele, Lana del Rey y Jared Leto, todos de Gucci, que parece que acaben de ganar el primer premio en los carnavales de Sitges.

En el camino de la contención y la humildad hay que admirar a Anna Wintour y su ascetismo según Prada, Amal Clooney con un vestido de Richard Quinn que marcó una de las tendencias de la noche (las faldas traseras dejando las piernas al aire), Diane Kruger la cantidad justa de detalles de oro sobre su alucinante Prabal Gurung, Iman Hamman exhibiendo un vestido en el que Zac Posen maximaliza los cortes monacales, Lily Collins con un Givenchy que le da la vuelta al look monja, la diseñador Misha Nonoo luciendo un vestido propio con un cuello que personifica pura vida de convento, Rosie Huntington-Whiteley oficiando de aparición mariana según Ralph Lauren, Sza con uno de los Versace más contenidos de la noche y una Winnie Harlow que supo personificar el blanco virginal de forma pluscuamperfecta.

Ah, y por encima de todas las cosas, dos menciones especiales: Chadwick Boseman postulándose a ídolo masculino para futuras MET Galas y Lena Waithe convirtiendo una capa papal en un alegato político pro-LGBTIQ. A todos vosotros, bienvenidos al Paraíso.

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend