Hay artistas a que son capaces de abarcar tantos géneros que resulta imposible colocarlos en una estantería del súper musical. Melissa Laveaux es una de ellos. Podríamos decir que hace “world music” porque su música no tiene ni confines ni límites: Melissa es canadiense, pero sus orígenes haitianos se notan en todas las notas que conforman “Camphor & Cooper” (No Format! / Universal, 2009), su primer y celebrado disco que en la redacción de FPM fue recibido con gozo y alegría (cuando todavía ni existía la redacción de FPM). Podría decirse que hace folk, porque conforma sus canciones con un toque tradicional y arraigado, aunque sus temas suenan más a “El Amor en los Tiempos del Cólera” que a “Sin Perdón” y variantes de sombrero de paja. Pero Melissa tampoco le hace ascos al soul, al blues o al rock; sus temas son tan desgarradores como delicados, y su voz… ¡ah! Su voz suena a noches de bourbon y mosquitos pegados a la piel. Si no pudiste disfrutar de su directo en el pasado BAM (ya te vale) tienes otra oportunidad el 11 de Junio en la Sala Luz de Gas a las 21 horas (como parte de la programación del Festival de Guitarra). Y ojito, porque para esta ocasión se acompañará de una banda completa de rock cañero que promete hacer temblar los cimientos del lugar. Calor, alcohol y Melissa Laveaux… nunca el bochorno estival resultó tan delicioso.

No Hay Más Artículos