¿Es posible que los metaleros y los hipsters convivan en harmonía? Cuesta creer tal cosa porque, reconozcámoslo, ambos se llevan como los Capuletto y los Montesco; como el agua y el aceite; como Kiko Hernández y Chelo García Cortés; como los mapaches y los gatetes. Es más, cuando el año pasado Primavera Sound se puso en plan Sonisphere, se temía que hubieran baños de sangre; pero, mira, al final la única sangre que vimos correr fue la de las cabezas de cerdo empaladas de Mayhem (y seguro que eran de pega). Aun así, a veces pasan cosas que nos unen más que nos alejan, como el cartel del PS y como que Slayer lancen unos jerseis de edición especial navideña tan chachis como estos.

Seamos sinceros: a primera vista, nunca diríamos que estas monadas (con sus calaveritas y sus pentagramas, tan confy, que parecen tan calentitos y que son tan molones) pertenecen al merchandising de una banda que habla de asesinatos en masa, pero para eso está la vida. Y para eso están Slayer: para sorprenderte. Si te has enamorado como nosotros de esta cucada y quieres uno, lo quieres, lo quieres, la mala noticia es que ya están agotadísimos. Así que una de dos: o los fans de Slayer no son tan duros como se pintan, o esas Navidades veremos a muchos hipsters vestidos con ellos. Fans.

Suscríbete

Suscríbete a nuestra Fantastic Newsletter

By checking this box, you confirm that you have read and are agreeing to our terms of use regarding the storage of the data submitted through this form.